Economistas del Fondo Monetario Internacional se desordenan: enjuician al neoliberalismo.

Por El Mostrador.

El Financial Times revela que tres de los mejores economistas del FMI salieron a cuestionar la “agenda neoliberal” en un artículo publicado el jueves en la revista insignia del poderoso organismo internacional (NdR piensaChile: Al parecer El Mostrador se refiere a este artículo del Financial Time). Más que un rechazo a esas políticas, el FT dice que los cuestionamientos reflejan el vigoroso debate al interior del fondo acerca si el neoliberalismo se ha “sobrevendido”.

¡Pánico en Chicago!, depresión en el Instituto Libertad y Desarrollo y cervezas para todos en la Fundación Sol.

La razón de este relato de ficción: tres de los mejores y mas influyentes economistas del Fondo Monetario Internacional han puesto al neoliberalismo en el banquillo.

El Financial Times revela que los tres salieron a cuestionar la “agenda neoliberal” en un articulo publicado el jueves en la revista insignia del poderoso organismo internacional. Pero más que un rechazo a esas políticas, el FT dice que los cuestionamientos reflejan el vigoroso debate al interior del fondo acerca si el neoliberalismo se ha “sobrevendido”.

El cuestionamiento a la ortodoxia económica llega luego que en los últimos años al interior del Fondo Monetario se ha generado una autocrítica y adoptado una visión más tolerante acerca de políticas económicas como los controles de capital y ahora promueve la lucha contra la desigualdad y la necesidad de que los gobiernos desarrollen políticas económicas que generen un crecimiento inclusivo.

Las críticas aparecen la misma semana en la que David Lipton, el número dos del fondo, abogó por los méritos del libre comercio y la globalización para ser vendidos con más fuerza en un clima político en el que muchos de los candidatos y los votantes están tratando los llamados tradicionales del FMI en favor de economías más abiertas, “con un desdén proteccionista”.

El Financial Times dice que incluso el uso del término “neoliberalismo” es una provocación por parte de los economistas, ya que se utiliza normalmente por los críticos de la economía de libre mercado propugnadas por Friedrich Hayek y Milton Friedman.

El trabajo de los tres economistas examina dos elementos específicos de la llamada agenda neoliberal: la eliminación de las barreras a los flujos de capital; y la consolidación fiscal, o lo que ahora se conoce más comúnmente como la austeridad.

Sus autores admiten que hay mucho que celebrar en la agenda neoliberal, “sin embargo, hay aspectos que no han funcionado como se esperaba” y eso ha dado lugar a “conclusiones inquietantes”, incluyendo que esas políticas resultaron en un aumento de la desigualdad que socavó el crecimiento económico.

En una entrevista con el Financial Times, Jonathan Ostry, subdirector del departamento de investigación del FMI y el autor principal del artículo, dijo que el nuevo trabajo no debe entenderse como un ataque a “toda la agenda neoliberal o al Consenso de Washington”. Pero esperaba que sentaría las bases para un examen más amplio de “neoliberalismo” que vendrá a cabo este año.

Y en la entrevista revela que “Hay una gran cantidad de gente que piensa lo mismo en este punto, que en el fondo algunos aspectos de la agenda neoliberal parece necesario replantearlos”, agregando que “la forma en que hemos estado pensando no puede estar bien ‘. ”

Ostry admitió que lo publicado no refleja “la cultura dominante” en el FMI y nunca habría sido permitida tan recientemente como hace cinco años.

“¿Qué demonios está pasando?” dijo Dani Rodrik , en reacción a la publicación, Rodri es un economista turco que enseña en la Universidad de Harvard y es conocido por su cuestionamiento de beneficios de la globalización, dijo en una entrevista.

Los autores advierten que hay una brecha entre el brazo de investigación del FMI y otras partes de la institución. “La parte operativa del FMI, que es realmente donde está el poder, donde los programas se diseñan y donde se negocian los términos del préstamo es típicamente mucho más ortodoxo”, dicen. “Allí, el cambio es más lento y va a la zaga del pensamiento.”

*Fuente: El Mostrador/29 mayo, 2016.

Be the first to comment

Deja un comentario