El calentamiento global, las dos negaciones climáticas y el Proletariado ambiental

¿Un punto de inflexión eco-revolucionario?
por Paul Burkett  (*)/Monthly Review/ may. 2017.

En el verano de 2016, la aceleración del cambio climático volvió a ser noticia. En julio, la Asociación Meteorológica Mundial anunció que los primeros seis meses de 2016 habían roto todos los registros de temperaturas mundiales anteriores, siendo junio el decimocuarto mes consecutivo de calor récord para tierra y océanos y el 378º mes consecutivo de temperaturas superiores a las Promedio histórico. El calentamiento ha sido especialmente rápido en las regiones árticas, donde los efectos de descongelación liberan grandes cantidades de metano y dióxido de carbono. El 21 de julio de 2016, las temperaturas en las localidades de Kuwait e Irak llegaron a 129oF, la más alta jamás registrada en el hemisferio oriental. Los efectos disruptivos del calentamiento bipolar fueron evidentes en el cruce sin precedentes del ecuador por la corriente de chorro del hemisferio norte, donde se fusionó con la corriente de chorro del hemisferio sur, amenazando aún más la integridad estacional con impactos imprevistos en condiciones climáticas extremas y el sistema climático general. 1 Mientras tanto, un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) describió el Acuerdo de París de diciembre de 2015 sobre el cambio climático como “anticuado incluso antes de que surta efecto”, con los climatólogos ahora esperando un calentamiento global de al menos 3,4oC (más del doble del 1,5% OC, supuestamente incorporado en el acuerdo) incluso si los objetivos prometidos sobre emisiones de las naciones involucradas se logran de algún modo a pesar de la falta de mecanismos obligatorios de cumplimiento. “El mundo seguirá bombeando 54-56 gigatoneladas de equivalente de dióxido de carbono al año para 2030 bajo los planes actuales, muy por encima de los 42 gigatonelones necesarios para limitar el calentamiento a 2 grados”, según el informe del PNUMA.2

La ironía histórica en esta situación es difícil de perder. Hace apenas un par de décadas, nos dijeron que el capitalismo neoliberal marcaba el “fin de la historia”. Ahora parece que los ideólogos del sistema pudieron haber sido correctos, pero no en la forma en que lo imaginaron. El sistema del capitalismo neoliberal alimentado con combustibles fósiles se está moviendo hacia el final de la historia, pero sólo en el sentido del fin de cualquier avance histórico de la humanidad como una especie productiva, política y cultural debido al cada vez más bárbaro impacto socioeconómico y ambiental. Condiciones que el sistema crea. Ahora no hay alternativa al final de la historia como la conocemos. El desarrollo sostenible de la sociedad humana que co-evoluciona con la naturaleza, incluyendo otras especies, depende ahora de una ruptura histórica definida con el capitalismo (trabajo asalariado, competencia en el mercado, producción para obtener ganancias) como modo de producción dominante. Esa es la lección principal de tres libros recientes: El enfrentamiento del antropoceno de Ian Angus, El capital fósil de Andreas Malm y The change everything de Naomi Klein.  Para resolver la crisis climática -que es sólo una parte de la crisis ambiental más amplia creada por el capitalismo- la producción competitiva orientada al beneficio bajo un control de clase desigual debe ser reemplazada por un sistema en el cual los trabajadores y sus comunidades regulen colectiva y democráticamente la producción y otras interacciones con su entorno material y social. El desarrollo sostenible de las personas que cooperan cooperativamente de una manera sana con otras especies debe sustituir el motivo de lucro, la explotación y la competencia como fuerza motriz en la producción y en todo el sistema de provisión de materiales. Negar que la crisis climática está enredada en el capitalismo y que necesitamos un nuevo sistema para lidiar con él es tan engañoso y peligroso como negar la existencia del calentamiento global inducido por el hombre.  Ambas formas de negación del clima deben superarse en la teoría y la práctica.

Esta lección fue llevada a la fuerza para mí el otoño pasado, con el calentamiento de la monumental lucha de los Sioux de pie, los pueblos indígenas aliados y sus partidarios contra el Dakota Access Pipeline. En línea con “business as usual”, los principales medios de comunicación y el presidente Obama sólo respondieron visiblemente a esta lucha (y luego tibiamente) cuando los manifestantes fueron agredidos físicamente por la policía y las fuerzas de seguridad corporativas viven en transmisiones de internet de guerrillas, Veteranos militares y miles de otros (incluyendo algunas figuras políticas y de entretenimiento) para apoyar a los protectores de agua. Mientras que los medios corporativos y Obama describieron el conflicto como uno sobre la protección de la tierra local y los derechos del agua pura y simple, muchos de los pueblos indígenas y sus aliados lo vieron como una lucha para proteger a toda la tierra de un sistema económico cuyo imperativo extraer fósiles.  Los combustibles con fines de lucro no reconocen la integridad de la tierra y sus habitantes como una red de fuerzas vitales físicas, culturales y espirituales.3 Otra razón por la que todos deben leer los libros mencionados es que, tomados en conjunto, proporcionan un poderoso análisis del significado político de las luchas aparentemente localizadas sobre los derechos a la tierra, como Standing Rock, poniendo aún más la mentira al pensamiento de fin de historia.  Ellos demuestran que los conflictos sobre tuberías y otras instalaciones de combustibles fósiles pueden ser vistos como la vanguardia de una intensa lucha de clases global entre los sectores dominantes del capital y lo que John Bellamy Foster y otros han denominado el “proletariado medioambiental”.

Aunque los tres libros se superponen en su cobertura de la historia y la economía política de la crisis climática, tienen puntos de vista analíticos distintos y complementarios.  Angus analiza el calentamiento global a través de una interpretación marxista ecológica del Antropoceno, definida por los científicos naturales como una nueva época de la historia biosférica en la que los seres humanos desempeñan un papel principal en la alteración de los procesos geológicos globales incluyendo el clima.

El libro de Malm detalla las estrechas conexiones entre la quema de combustibles fósiles (la principal fuente del cambio climático inducido por el hombre) y el desarrollo de la producción industrial del capitalismo -una convergencia que él llama “capital fósil”.  Su análisis histórico establece que el la economía no estaba impulsada por consideraciones genéricas de escasez o eficiencia técnica sino por las exigencias de explotar el trabajo asalariado, la monopolización de clase de los beneficios de la producción y la preferencia del sistema por la competencia privada por la cooperación social en el uso de la energía.

Por último, Naomi Klein se centra en el papel de las políticas neoliberales como un facilitador del capitalismo alimentado con combustibles fósiles y el cambio climático y como una barrera para soluciones sostenibles y socialmente progresistas a la crisis climática.  Sostiene que la crisis puede convertirse en una oportunidad positiva en la medida en que aclara el choque entre los valores de vida capitalistas y ecológicos, pero sólo si podemos combatir el uso oportunista del capitalismo neoliberal de catástrofes climáticas para implementar correcciones económicas y técnicas regresivas.  Incluyendo la llamada ingeniería climática.  Klein describe cómo los proletarios medioambientales (o, como ella los llama, “Blockadians”) están forjando combinaciones innovadoras de maneras de pensar indígenas, comunales, feministas, y científicas, pues resisten las incursiones de la extracción de petròleo y los proyectos del transporte en tierras comunales y comienzan la construcción de una alternativa sostenible al capital fósil.
Para los propósitos presentes, sin embargo, tiene sentido comenzar con la síntesis de Angus de la ciencia climática y la historia del capitalismo moderno.

Una crisis material e histórica

Angus no ve el cambio climático como un asunto discreto.  Para él, no es un problema ambiental separado que se puede tratar de forma aislada.  En cambio, lo ubica dentro de una tendencia más amplia de las actividades humanas (especialmente la producción y el consumo, pero también las operaciones militares) de tener efectos ambientales mayores. Basado en el trabajo de científicos del sistema terrestre, él argumenta que, a finales de los años cuarenta, el mundo entró en una nueva época geológica, el Antropoceno, en la cual los impactos ambientales causados ​​por el ser humano se convirtieron en el principal impulsor de cambios en el sistema terrestre en su conjunto , Y que estos impactos planetarios están poniendo en peligro las condiciones necesarias para un desarrollo estable y sano de la civilización humana (por no hablar de las amenazas planteadas a las especies no humanas).  En la época antropocéntrica, el rendimiento de la producción y el consumo humanos (y las actividades militares) está alcanzando rápidamente “puntos de inflexión” más allá de los cuales tendrá impactos grandes y en parte imprevistos a través de una variedad de subsistemas geológicos globales.

Además del sistema climático, estos puntos críticos abarcan temas como: (1) la disminución de la integridad de la biosfera, basada en la reducción de la diversidad de la vida, tanto funcionalmente como genéticamente; (2) la capacidad de los sistemas ecológicos para absorber y adaptarse a la introducción de nuevas entidades (nuevas sustancias químicas y biológicas) compatibles con los estados del sistema conducentes a la vida humana y otras formas de vida;  (3) el agotamiento del ozono, es decir, la reducción de la concentración de ozono en la estratosfera, que aumenta la exposición de la vida terrestre a la radiación ultravioleta causante de cáncer;  (4) la acidificación del océano, que interrumpe las cadenas alimenticias oceánicas y afines que comienzan con los corales, el plancton y los mariscos;  (5) los flujos biogeoquímicos, especialmente los ciclos de nitrógeno y fósforo que han sido sobrecargados por las escorrentías de fertilizantes en las aguas continentales y los océanos, lo que vuelve a perturbar los sistemas ecológicos; (6) cambio en el sistema de tierras, es decir, expansión de la agricultura y otras actividades en antiguas praderas, sabanas y áreas forestales;  (7) el uso de agua dulce, donde la absorción de agua por la agricultura y la industria está aumentando rápidamente hacia el límite global, y muchas áreas ya han alcanzado los límites regionales;  (8) la contaminación atmosférica, o “carga de aerosoles atmosféricos”, que ya está vinculada a 7,2 millones de muertes humanas por año.5

Debe ser obvio que estos fenómenos están estrechamente entrelazados.  Por ejemplo, la deforestación agrava el calentamiento global, lo que conduce a un aumento de la descongelación y la exposición de las tierras de turba en todo el mundo, al aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero, etc. (Mientras escribí este artículo, el New York Times informó que “en el otoño de 2015, los incendios de turba de Indonesia liberaron más carbono al día que la Unión Europea”).6  La contaminación del agua por los escurrimientos de fertilizantes y la acidificación de los océanos dañan la integridad del océano sistema. La contaminación atmosférica altera aún más el clima al reducir la actividad del monzón. Estas interrelaciones aumentan la probabilidad de que se atraviesen los puntos de inflexión de los sistemas ambientales, dando lugar a cambios abruptos e irreversibles que serán difíciles de predecir y, lo que es más importante, difíciles de responder a la sociedad humana en términos que mantienen la tierra como un ” Espacio operativo seguro para la humanidad “. 7

El relato de Angus sobre el surgimiento del concepto antropocénico dentro de la comunidad científica y sobre los datos que él organiza para apoyarla, debe poner fin a cualquier duda persistente sobre la realidad multidimensional de la crisis ambiental planetaria.  No obstante, Angus ve claramente la dinámica climática no sólo como la más amenazadora, sino como la fuerza principal que impulsa la crisis antropocénica en su conjunto.  Para ver por qué, primero hay que reconocer que para Angus, el Antropoceno no puede ser adecuadamente entendido por la ciencia natural sola.  El rendimiento material y energético de la actividad humana y sus efectos ecológicos no deben considerarse aparte de las relaciones sociales históricamente específicas que estructuran esa actividad.  Eso significaría rendirse a aquellos que trataran la crisis como una consecuencia directa de la naturaleza humana o de éticas o valores ecológicamente incorrectos considerados ahistóricamente, un punto muerto obvio analíticamente y políticamente.  La crisis es, en definitiva, histórica y material y debe ser analizada como tal, utilizando las herramientas del materialismo histórico.  Así, Angus ve “el proyecto antropocénico como una oportunidad para unir un análisis marxista ecológico con las últimas investigaciones científicas en una nueva síntesis” 8.

En consecuencia, Angus explica el momento en que el Antropoceno no es el inicio repentino de una manía global para el crecimiento económico, sino como el producto histórico de un sistema total de producción, consumo y actividades militares.   Este sistema sólo se consolidó globalmente, con su base central en los Estados Unidos, en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, y dependía fundamentalmente de la extracción, combustión y procesamiento industrial de combustibles fósiles.  Como lo expresa Angus: “Los combustibles fósiles no son una superposición que se puede pelar lejos del capitalismo, dejando el sistema intacto.  Están incrustados en todos los aspectos del sistema”.9  Es en este sentido histórico que Angus arraiga el Antropoceno en el crecimiento del” capitalismo fósil “a escala global, liderado por los Estados Unidos.  Esta afirmación se basa, en parte, en el análisis histórico de Malm de la estrecha afinidad entre las relaciones capitalistas y el uso de combustibles fósiles (ver sección siguiente).  Angus también se basa en la reconstrucción de John Bellamy Foster del análisis de la “crisis metabólica” de Marx sobre las crisis ambientales, especialmente las tensiones entre el ritmo y el patrón espacial de los flujos de materia-energía estructurados por la producción capitalista y los flujos necesarios para una reproducción sostenible y saludable de los ecosistemas ecológicos Sistemas.  El imperativo del capital de crecer constantemente, acelerar la acumulación de la plusvalía (un imperativo impuesto por la competencia), también explica en gran medida la invasión sin precedentes de la producción humana en los límites de la biosfera -una invasión crucialmente permitida por la combustión y procesamiento de combustibles fósiles .10

Sin embargo, como se ha mencionado anteriormente, Angus da a estas preocupaciones generales un significado muy concreto en su análisis del “complejo petróleo-automóvil”, cuyo desarrollo se centró inicialmente en los Estados Unidos.  Este complejo implicaba mucho más que los coches y la gasolina. A través de diversos vínculos tecnológicos y demanda / oferta, la “automovilización” (incluyendo la suburbanización del desarrollo residencial e industrial) y el uso intensivo de combustibles fósiles fueron clave en todo el sistema de acumulación de capital después de la Segunda Guerra Mundial, abarcando sectores tan importantes como los químicos industriales, Plásticos, transporte de mercancías, transporte aéreo, construcción y agricultura industrial (plaguicidas, fertilizantes, alimentos para animales producidos en masa, maquinaria agrícola, etc.), con todo el complejo en gran parte alimentado por centrales eléctricas de carbón.  Angus nos muestra claramente el papel principal de los combustibles fósiles en el desarrollo de una aglomeración industrial capitalista que eventualmente pondría presión sobre una variedad de sistemas biosféricos, incluido el sistema climático.11

El desarrollo, el crecimiento y la eventual globalización de este complejo fósil recibieron fuertes impulsos de la concentración previa del capital industrial en corporaciones gigantes y del surgimiento del complejo militar-industrial.  Angus demuestra cómo la combinación de imperativos militares estratégicos durante las guerras calientes y frías con un control concentrado corporativo-burocrático reforzó el movimiento de la producción hacia un camino ecológicamente insostenible.  Los militares proporcionaron un mercado ya hecho para los productos del complejo de capital fósil (armas, vehículos y los diversos bienes necesarios para sostener al personal militar) y un abundante financiamiento gubernamental para el desarrollo de nuevos productos (por ejemplo, plásticos, envases al vacío y la tecnología informática se desarrollaron inicialmente de esta manera).  A medida que el propio ejército se industrializó cada vez más -un proceso acelerado durante las dos guerras mundiales y en curso desde entonces- se convirtió en un importante consumidor de combustibles fósiles y una fuente importante de emisiones de carbono, precipitaciones radiactivas y otras formas de contaminación propias derecho. Por supuesto, mientras mantiene a otros países firmemente en la órbita capitalista, una directiva principal de los militares ha sido asegurar que las empresas capitalistas y los propios militares mantengan el acceso al petróleo y otros recursos estratégicos a nivel internacional.  Los Estados Unidos y los gobiernos capitalistas aliados en todo el mundo.12

Con este sistema de industria fósil y actividad militar en el lugar, no es difícil ver por qué la “edad de oro” de Estados Unidos y Europa de un crecimiento económico relativamente rápido durante 1945-73 y la posterior expansión de la industria capitalista transnacional monopolista a nuevos centros periféricos de acumulación rápida, especialmente China y Asia Oriental, resultaron en lo que los científicos del sistema terrestre denominan la “Gran Aceleración” de los impactos humanos en el medio ambiente global.13  El Antropoceno y la crisis climática en particular son crisis del capitalismo existente.  Eso es un hecho histórico y científico.  En la medida en que la Unión Soviética y otros países llamados socialistas contribuyeron a estas crisis (y sus contribuciones fueron ciertamente menores que las del capitalismo en el agregado), lo hicieron principalmente porque y en la medida en que adoptaron medidas capitalistas, Industrial, reproduciendo así las mismas brechas metabólicas entre la producción y las leyes de sostenibilidad ecológica.14

Cómo se cableó el cambio climático en el capitalismo

Malm considera que la instalación de motores de vapor de carbón por parte de los fabricantes textiles británicos en la primera mitad del siglo XIX fue el punto clave en el desarrollo de una economía de capital fósil, es decir, en la que los combustibles fósiles “se utilizan en todo el espectro de la producción de mercancías “, y así convertirse en” la palanca general para la producción de plusvalía “.15    Su análisis se centra en el nivel del suelo de los lugares de trabajo industriales y de las luchas de clase sobre los salarios y el control de la producción. Antropoceno.  Que Malm mismo es escéptico sobre el marco antropóceno no necesita detenernos. Su preocupación es que algunos teóricos antropocenos han ignorado o minimizado los orígenes capitalistas de la economía fósil, en lugar de culpar a la naturaleza humana o algún “pecado original”, como el uso inicial del carbón como combustible o incluso el descubrimiento del fuego.  Malm parece haber escrito su libro antes de que Angus demostrara que es posible refundir el Antropoceno en términos marxistas ecológicos centrándose en el papel clave de las relaciones capitalistas. De hecho, el tratamiento más amplio de Angus del complejo fósil incorpora sin problemas los puntos principales en el análisis de Malm del capital fósil.  Lo que queda de esta polémica en gran parte semántica parece implicar principalmente el mejor método de fechar la transición.  ¿Comienza el Antropoceno cuando la producción humana realmente comienza a tener impactos significativos en el ambiente global?  Este enfoque, adoptado por Angus y otros, daría fecha al Antropoceno a finales de los años cuarenta, cuando el complejo fósil se consolidó y comenzó su larga expansión después de la guerra.16  Una convención alternativa, consistente con el espíritu del análisis de Malm, Antes, a la revolución industrial del siglo XIX cuando la fundación de la economía fósil se estableció a través de la adopción de la energía de vapor de carbón en los sectores de fabricación y transporte importantes.  Dado el carácter históricamente acumulativo de las emisiones de carbono de la economía fósil y otros impactos ambientales, uno podría hacer un argumento viable para cualquiera de los dos enfoques.

Lo importante no es el método formal de fechar transiciones, sino más bien un enfoque consistente en el carácter capitalista de todo el proceso histórico.  Una distinción clave que permite a Malm mantener este enfoque es que entre la economía fósil y la economía proto-fósil.  El uso del carbón para calefacción de edificios y para materiales de calefacción en la fabricación, mucho antes de la Revolución Industrial.  Hay que distinguir ese uso preindustrial de la economía fósil moderna en la que el “crecimiento autosostenido” se basa en el creciente consumo de combustibles fósiles … generando un crecimiento sostenido de las emisiones de dióxido de carbono”. 17  En consecuencia, Malm describe el proto “Economía fósil como” en la que (1) se ha desarrollado una industria del carbón, con minas subterráneas y comercio regular; (2) el carbón se ha convertido en la principal fuente de calor en el ámbito doméstico; (3) el carbón ha penetrado en la industria como proveedor de calor; (4) el consumo doméstico es predominante; Y (5) se logran tasas impresionantes de crecimiento en el consumo de carbón durante las fases de sustitución, sin un crecimiento económico autosostenible basado en los combustibles fósiles “.18

Esta distinción entre la economía fósil y proto-fósil permite a Malm descartar fácilmente los argumentos malthusianos, que culpan la transición a la economía fósil en el crecimiento de la población y la consiguiente escasez de madera y otros combustibles. Los malthusianos obviamente combinan aumentos transitorios en la demanda de carbón bajo la economía proto-fósil con el proceso mucho más explosivo y autosostenido de la economía fósil de crecimiento en el uso industrial del carbón.  Como demuestra Malm, la principal fuente de aumento de la demanda de carbón después de 1830 fue para disparar motores de vapor industriales, no para las funciones asociadas con la economía proto-fósil.  La “espiral” de la aceleración del abastecimiento de combustible fósil fue “puesta en marcha en el momento en que las cadenas de la fertilidad fueron estalladas, es decir, cuando la población dejó de añadirse que, aunque Inglaterra sufrió una hambruna de madera durante los siglos XVI, XVII y principios del XVIII, esta hambruna no se debió  principalmente al crecimiento de la población como tal, sino más bien al aumento de la demanda de carbón vegetal para la fundición de hierro.  La sustitución del carbón por el carbón de leña (mediante el nuevo proceso de coquización para la fundición del hierro) implicó un efecto de transición dentro de la economía proto-fósil, que tiene poca o ninguna importancia para la futura economía fósil y el cambio climático.20

La distinción fósil/proto-fósil sirve de ayuda al análisis de Malm sobre la transición histórica entre estas dos formaciones económicas.  La cuestión clave es entonces: ¿Cómo se convirtió el crecimiento económico autosostenido en el principal motor de la quema de carbón durante la Revolución Industrial? En un nivel, la pregunta responde a sí misma. Sólo existe un sistema económico que haya generado crecimiento auto-sostenido y combustión fósil en la escala requerida para explicar el cambio climático: el capitalismo. La razón es que el capitalismo es el único sistema impulsado por el impulso competitivo para el aumento de los valores monetarios, logrado extrayendo la plusvalía de los trabajadores en la producción utilizando todos los medios disponibles, incluyendo los combustibles fósiles. Naturalmente, el diablo está en los detalles. ¿Exactamente cómo y por qué la quema de fósiles fue adoptada por el proceso de industrialización capitalista? Aquí, Malm nos da una explicación en dos partes.  La primera parte se basa en el maduro análisis de Marx de los sistemas de maquinaria y fábrica, que, al igual que el de Malm, se basaba principalmente en la industria textil británica.  En el volumen 1 del Capital, Marx señaló que un requisito previo para que los capitalistas mecanizaran completamente y aplicaran las fuentes externas de energía a la producción era la eliminación del control sobre el proceso laboral de los trabajadores en el taller. Esto suponía que los trabajadores se habían alejado del control sobre las herramientas y maquinaria empleadas en la producción, y esa alienación es una característica definitoria de las relaciones de clase capitalistas.  Pero esta alienación se produce en dos etapas, que Marx denominó la subsunción formal y real del trabajo bajo el capital.  En la subsunción formal, el capitalista establece el control de los medios de producción pero todavía no los ha transformado de manera que garantice la reproducción de la relación capitalista. Aquí, los trabajadores mantienen cierto control sobre el proceso de trabajo, porque sus habilidades, por lo tanto su fuerza motriz -su propio poder animado- aún limitan el ritmo de producción.  En la subsunción real, por el contrario, los capitalistas mecanizan la producción para liberarla de los impedimentos residuales planteados por la mano de obra calificada, permitiendo que el proceso sea impulsado más completamente por fuentes externas de energía. En resumen, la subsunción real, representada para Marx por los sistemas mecanizados integrados de fábrica, completa la triple separación de los trabajadores de los medios de producción, del proceso de trabajo y de las fuentes de energía utilizadas en la producción21.

La primera parte del análisis de Malm detalla así la transición de la subsunción formal a la real en la industria textil británica. Describe cómo el largo auge del sector del algodón terminó con severas crisis de sobreproducción que comenzaron en 1825 y continuaron hasta 1848. La caída de los precios y los beneficios y la amenaza de quiebra hicieron que los capitalistas individuales presionaran por reducciones salariales y aceleraciones de la producción. A olas de sindicalización de trabajadores, huelgas e intensificación de las luchas de clase en el punto de producción. En respuesta, los capitalistas buscaron soluciones mecánicas a sus “problemas laborales”: la mula auto-actuante para hacer girar el algodón, el telar mecánico para tejer telas de algodón y las máquinas de peinar (junto a los telares mecánicos) en el sector de la lana peinada. A medida que “la mecanización se extendía a otros sectores más que el algodón, la demanda por el trabajo de los fabricantes de máquinas aumentó naturalmente”, con lo cual los sindicatos de estos maestros “empujaron los salarios y los precios”. Se idearon e instalaron nuevas “máquinas-herramientas” cuyo principio básico era un instrumento de auto-acción para cortar o dar forma a un objeto, con el poder de un motor primario no humano y la precisión desde dentro del propio instrumento “.22 Mientras tanto , La mecanización del hilado, el tejido y otras operaciones facilitaron la aplicación conjunta de un solo “motor central” en las fábricas combinadas que “integraron toda la cadena productiva en un complejo extenso” 23.

Una pregunta clave que se planteaba a los capitalistas era cuál sería el “motor principal” de la producción mecanizada. Los principales competidores para este papel fueron las ruedas de agua y las máquinas de vapor a carbón. Hasta ese momento, la energía hidráulica había predominado en la industria británica. ¿Por qué el carbón lo desplazó? La respuesta comprende la segunda parte del análisis de Malm. Contrariamente a los relatos ricardiano-malthusianos, la victoria del carbón sobre “el flujo” tuvo poco que ver con la absoluta o relativa escasez de poder hidráulico. Durante la transición a la corriente eléctrica, “no hubo escasez de agua en el horizonte, no hubo escasez general-ni siquiera en los distritos centrales de algodón”. De hecho, hubo “una abundancia total de cuencas hidrográficas inexplotadas” durante el crucial período de transición. Además, “no había señales de una caída sustancial de los precios del carbón en las décadas de transición ni de ninguna revolución tecnológica en la minería del carbón”. El coste unitario de la energía hidráulica era evidentemente inferior al de la energía del carbón tan tarde como 1870s.   En resumen, “la transición al vapor en la industria algodonera británica se produjo a pesar de la persistente superioridad barata del agua”.

Como demuestra Malm, la principal razón por la que el carbón ganó fue que era más congenial con la explotación del capital por parte del capital.  La portabilidad del carbón permitió a los capitalistas reubicar la producción en las ciudades más grandes, ofreciendo abundantes suministros de mano de obra explotable, creados en gran medida por las migraciones previas de las zonas rurales despobladas por la capitalización de la agricultura.  El movimiento a gran escala de la industria hacia los pueblos resultó en economías de aglomeración (proximidad a mercados, proveedores, servicios empresariales, etc.) que beneficiaron más a los capitalistas. En resumen, “las concentraciones de poblaciones entrenadas en hábitos industriosos -como los mercados, los talleres y todas las otras características atractivas de los capitalistas de algodón de la ciudad se convierten en vapor”.25  Mientras tanto, en comparación con las ruedas de agua, el uso de máquinas de vapor facilitó una explotación más intensiva y continua de los trabajadores, permitiendo una mayor continuidad y regularidad espacial en el funcionamiento de las máquinas.  Aparentemente, la tendencia de las máquinas de vapor a explotar (especialmente cuando se ejecuta por encima de los niveles de presión seguros, para acelerar la maquinaria y el proceso de trabajo) fue más que compensada por la plusvalía extra cosechada por los capitalistas evitando las irregularidades estacionales y de localización de la energía hidráulica.  Esta comparación se hizo aún más importante por la instalación de nuevas máquinas en la propia producción, ya que la competencia imponía que esas inversiones de capital fijo se amortizaran con la mayor rapidez y regularidad posible.  El uso del carbón creó así un nuevo incentivo para que los capitalistas alargaran e intensificaran el tiempo de trabajo de los trabajadores.26  De hecho, Malm demuestra que la victoria del carbón sobre el agua fue finalmente resuelta por las crecientes luchas durante la jornada laboral, y el proyecto de ley de diez horas de 1847. Tales restricciones legales en el tiempo de trabajo hacían más difícil para los capitalistas que aún usaban la energía hidráulica mantenerse al día con sus competidores alimentados con carbón, compensando los “tiempos muertos” estacionales y otros con el trabajo prolongado prolongado cuando las aguas fluían.  “A medida que se reducía progresivamente la libre disposición de la fuerza de trabajo en el tiempo, los fabricantes de algodón se convirtieron en un motor principal capaz de maximizar el trabajo en el tiempo que quedaba”.27

El motor de vapor alimentado con carbón ayudó así al capital británico a resolver la crisis industrial y la lucha de clases en sus propios términos rentables.  La ruptura de la resistencia de los trabajadores al vapor (véase la siguiente sección) marcó el comienzo de la época de la economía fósil.  Sin embargo, hubo una dimensión adicional de la transición según Malm.  En comparación con el carbón y los motores de vapor, las instalaciones de agua tenían más el carácter de un bien público, lo que contradecía la regulación de la producción por la competencia entre las empresas capitalistas individuales, es decir, el sistema de mercado y los derechos de propiedad privada.

Malm describe cómo en Gran Bretaña se diseñaron redes de reservorios autónomos que podían expandir y regular los flujos de agua, para equilibrar la cantidad de energía disponible tanto por hora como por temporada.  Pero la implementación de estos proyectos planteó problemas de fijación de precios, coordinación y cooperación entre los capitalistas individuales.  Las diferencias residuales en la cantidad y regularidad de la energía disponible en diferentes ubicaciones en la cuadrícula significaban que “las tarifas a pagar podrían muy bien desviarse del beneficio exacto cosechado por la empresa”.  La “incongruencia básica entre las demandas de las fábricas individuales y los suministros de una estructura a gran escala “engendró” grandes colisiones de intereses “entre los capitalistas individuales.  Los planes tendían a desvirtuar la falta de voluntad de los capitalistas rivales para comprometerse en el comportamiento cooperativo para el bien del colectivo, incluso si ese colectivo era capitalista.  Los motores de vapor de carbón, que podían ser financiados y monopolizados por el sector privado (y ubicados con mayor discreción) no sufrieron estos “problemas de coordinación y distribución de recursos”. Comparado con la energía hidráulica, el carbón era mucho más “fragmentario, astillado, A la concentración y la acumulación, [y] divisible. “28

Una vez más, las deficiencias del “flujo de energía” de los cursos de agua no tenían nada que ver con la escasez, la ineficiencia o los costos relativos.  El verdadero defecto del Agua era que “no se detenía ante las vallas de la propiedad privada, … no respetaba ni títulos ni títulos, no se inclinaba a ninguna transacción monetaria”;  en lugar de “seguir en su curso, impasible por las concepciones de la propiedad privada, porque siempre estaba en movimiento”.29  Con los proyectos de energía de los ríos, “el consumo de energía se convirtió en una cuestión de control público y toma de decisiones”.  En suma, “la planificación, la coordinación y la financiación colectiva necesarias para la expansión de la energía hidráulica” amenazaban con politizar la energía de manera que limitan el monopolio de clases de los capitalistas sobre las decisiones de producción.30  Nada de esto significa que los capitalistas nunca cedan la infraestructura necesaria al gobierno o a las asociaciones cooperativas, especialmente cuando no hay alternativa rentable más consistente con el control capitalista.  Pero el carbón era una alternativa para la industria británica, una que proporcionaba a los capitalistas una poderosa arma en la lucha de clases.  Así es como los combustibles fósiles se convirtieron en “requisitos materiales para la creación de valor” bajo el capitalismo, introduciendo la era del capital fósil o “valor autoexpandible que pasa a través de la metamorfosis de los combustibles fósiles en CO2.” 31  Históricamente hablando, tanto una forma de negación del clima como la incredulidad en el cambio climático antropocéntrico en sí.

Transición Energética, Contradicciones Energéticas

Desde sus orígenes en la revolución industrial del siglo XIX, el capital fósil se ha convertido en un monstruoso complejo que genera múltiples crisis biosféricas, incluido el cambio climático. Para evitar un catastrófico calentamiento de la atmósfera, será necesario deses- fossilizar la economía global durante las próximas décadas. El crecimiento del uso de combustibles fósiles debe detenerse ahora, seguido por reducciones absolutas de las emisiones de carbono a niveles casi cero en algún momento posterior en el siglo XXI. Nada menos es aceptable si queremos un planeta habitable para la mayoría de la humanidad y otras especies. Se ha demostrado que esta transición es, físicamente hablando, bastante factible. La tecnología necesaria para reemplazar totalmente los combustibles fósiles con energía renovable en todos los sistemas productivos, de transporte y residenciales de los países desarrollados ya existe y podría instalarse dentro de un par de décadas.32 Económicamente, las inversiones en conversión de energía parecen tener sentido, Especialmente con la economía global sufriendo un mayor estancamiento, una crisis de empleo y una sobreabundancia de la actividad financiera especulativa.33

Desafortunadamente, bajo el capitalismo maduro, las cosas no se hacen de acuerdo con las necesidades humanas, la sostenibilidad ambiental o el sentido común. Tanto en el plano económico como en el político, este sistema está dominado por el capital monopolista-financiero (MFC) y sus funcionarios estatales. Hay que señalar dos hechos básicos. En primer lugar, la ideología y el programa de políticas del MFC están constituidos por el neoliberalismo (desregulación, privatización y políticas antisindicales -en suma, el fundamentalismo de mercado- combinado con el militarismo y el imperialismo).  En segundo lugar, la MFC está inextricablemente ligada al complejo de capital fósil. De estos dos hechos se desprende que, en este punto de la historia, des- fosilizar la economía significa derrocar el poder de la MFC y avanzar hacia una economía controlada por los trabajadores, el socialismo.

Como observan Klein, Malm y Angus, la rápida conversión de energía que requiere el planeta implica inversiones masivas del gobierno y la reasignación planificada de recursos a nivel local, nacional y mundial.  Fuera de las circunstancias especiales de la Primera y Segunda Guerra Mundial, un crecimiento tan grande y rápido de la inversión pública y la planificación ha sido un anatema para el capitalismo.  Ciertamente, está en directa contradicción con el neoliberalismo, sobre todo si se financia la inversión pública, según parece necesario, gravando los beneficios del capital fósil y los bancos de la MFC.35 También significará una devaluación severa del stock gigantesco de capital fijo que reside en los recursos fósiles-combustible en todo el mundo. Dada la escasez sistémica del capitalismo maduro de oportunidades de inversión productivas y rentables, este capital fósil es un activo clave de la MFC.  Lo mismo puede decirse de los muchos nuevos proyectos de combustibles fósiles que se están construyendo o planificando en todo el mundo.36  Como Klein ampliamente documenta, el capital fósil y sus financiadores del MFC no han mostrado ningún consentimiento para “perder miles de millones de dólares de ganancias futuras dejando la gran mayoría de las reservas probadas de petróleo en el suelo”.37  En resumen, si el capital fósil y los grandes bancos se convierten en instrumentos más que en barreras para la conversión de energía renovable, probablemente tendrán que ser nacionalizados y sometidos al control público.  Tal estrategia encajaría muy bien con la necesidad de municipalizar y descentralizar las instalaciones eléctricas (véase más adelante), pero no está exactamente en boga entre los gerentes estatales neoliberales y sus patrocinadores del MFC.  Probablemente requeriría lo que Bernie Sanders llamó una revolución política.

Malm y Klein detallan la falta de interés de MFC en el desarrollo de energía solar y eólica, incluso como un eventual reemplazo de combustibles fósiles.  El crecimiento continuo de la demanda global de energía en general, y en particular de los combustibles fósiles, garantiza que seguirán siendo rentables incluso con la expansión de las energías renovables.  Esa es la razón por la que la transición energética requiere una supresión activa de los combustibles fósiles, no sólo añadiendo las energías renovables como “otra rebanada a un pastel de energía cada vez mayor”.38  Cuando se construyen las instalaciones renovables, ofrecen menos oportunidades de objetivación continua del excedente de mano de obra.  Los valores de uso de materiales que las instalaciones fósiles con sus flujos continuos de carbón, petróleo y gas natural.  El sol y el viento no son fácilmente monopolizados y por lo tanto no portadores eficientes de valor.  Las estructuras solares y eólicas parecen más propicias al control descentralizado por comunidades individuales y hogares que priorizan el valor de uso sobre el valor de intercambio.  Es cierto que los mega proyectos en solar y viento son físicamente posibles y se han emprendido.  Pero su rentabilidad, comparada con las inversiones fósiles, es mucho más baja, más incierta y requiere horizontes de decisión más largos, todos ellos repugnantes a la MFC con su insaciable sed de ganancias máximas a corto plazo.  Cada vez más, los socios corporativos potenciales en proyectos de mega-renovables están exigiendo financiamiento masivo del gobierno del tipo que pocos gobiernos neoliberales son capaces o están dispuestos a pagar.  Como resultado, las empresas de servicios públicos, las cooperativas y los hogares de propiedad pública parecen haber tomado el liderazgo en las instalaciones de renovables, incluso mientras la MFC y sus funcionarios estatales neoliberales presionan por una mayor privatización de los servicios públicos. Mientras tanto, los avances en las tecnologías descentralizadas de energías renovables y la consiguiente disminución de los precios de las energías renovables han hecho que la MFC, y el capital fósil y las empresas privadas, en particular, estén menos interesadas en el desarrollo de las renovables debido a las reducciones asociadas en los márgenes de beneficio.39

Otro factor que hace que la des-fosilización sea una proposición relativamente poco rentable es la capacidad de la MFC para beneficiarse del calentamiento global en sí.  Como muestra Klein, el capital corporativo no sólo es capaz de obtener contratos lucrativos para reconstruir la infraestructura a medida que los océanos aumentan y las tormentas tropicales se multiplican y empeoran, sino que también se posiciona para imponer la desregulación neoliberal, la desindicalización, la privatización y las medidas de seguridad policial.  El despertar de tales choques climáticos aumentan aún más las oportunidades de ganancia.40 La escalada de las temperaturas significa la expansión de los mercados de acondicionadores de aire y otros bienes y servicios de mejora.  Los desastres climáticos ayudan a alimentar una creciente moda de “supervivencia” de alto nivel, es decir, “preparándose para una crisis de civilización … entre ejecutivos de tecnología, gestores de fondos de cobertura y otros en su cohorte económica” en lugares como Silicon Valley y New York City.  Tales estrategias de abastecimiento -incluso las nuevas ciudades flotantes, las colonias del espacio exterior o la reubicación de otros planetas- ofrecen grandes beneficios potenciales a los desarrolladores aventureros.41 Luego está el esquema de gestión del clima corporativo definitivo, la geoingeniería, que al igual que los desembolsos de defensa. Una ventaja para los beneficios (si los gobiernos pueden ser llevados a bordo), manteniendo las operaciones de planificación necesarias bajo un control burocrático-corporativo centralizado para minimizar la interferencia con otras actividades de la MFC. Esa geoingeniería que probablemente mataría a cientos de millones, por ejemplo, al interrumpir los monzones asiáticos, es de poca preocupación para sus filas cada vez más ricas de patrocinadores MFC super-ricos, incluyendo a Bill Gates, en busca de alternativas a la desfosilización.

Se comienza a ver la complementariedad básica de la MFC, el neoliberalismo y las dos formas de negación climática. También se puede entender por qué los contratistas de defensa del Pentágono y la MFC están incubando planes para la represión militar mundial y el control de las víctimas del cambio climático.  La visión de la élite, como lo expresa acertadamente Angus, es una del “apartheid medioambiental” (áreas aisladas del afluente del malestar popular) a través del “militarismo ambiental” y, en caso necesario, de la “exclusión y exterminio” absolutos 43

Volvemos ahora a la fuente humana de estos miedos de la clase dominante.

La creación del proletariado ambiental

Como clase en sí misma, es decir, en su relación social objetiva con sus condiciones de existencia, el proletariado ha sido siempre ambiental. Esta clase se origina en la separación forzada de los productores directos de la tierra y otras condiciones de producción y su conversión en trabajadores asalariados que deben someterse a la explotación por el capital para acceder a los medios materiales necesarios para su supervivencia y desarrollo como seres humanos Seres humanos. Desde sus inicios, el proletariado se aleja tanto de la naturaleza como de su propio trabajo, ya que los intercambios productivos entre la gente y la naturaleza se convierten en medios de lucro competitivo. La lucha del proletariado por una vida decente siempre ha sido una lucha contra y en contra de las condiciones insalubres tanto dentro como fuera del lugar de trabajo, en el hogar y en el trabajo -una lucha por una conexión más sana con la naturaleza como condición del desarrollo humano.44 La crisis climática derrama Nueva luz sobre las diferentes fases de esta lucha y sus lecciones para hoy.

La destrucción de máquinas por los trabajadores como una táctica de lucha ha sido a menudo tratada condescendentemente por los historiadores económicos. A la luz del desarrollo del capital fósil y el calentamiento global, sin embargo, puede ser visto como una batalla inicial en la lucha por des-fosilizar la producción y crear un sistema energético más sostenible. Según Malm, el sabotaje de los motores de vapor era una táctica clave en la explosión de los disturbios obreros en la industria británica que condujo a la huelga general de 1842 (un episodio clave en el movimiento cartista). Los esfuerzos de los trabajadores para “desconectar” el capital fósil fueron a menudo coordinados con los paros de trabajo de los mineros de carbón que interrumpieron el flujo de combustible a las fábricas. Como Malm lo describe, “la huelga general de 1842 inventó una fórmula para una nueva era: la clase obrera podía imponer su voluntad al capital cerrando las espigas de la economía fósil … los motores inactivos y las minas inactivas eran focas del poder proletario”. Tal “negociación colectiva por los disturbios contra la economía fósil” fue impulsada en gran parte por los trabajadores del odio sentían para las condiciones malsanas que la quema del carbón y la minería del carbón crearon en sus lugares de trabajo y sus vecindades. Evidentemente había “mucha demonología del vapor en la mente de los trabajadores británicos en la década de 1840”, cuando “los trabajadores vinieron a asociar el aumento del vapor con el aumento de las temperaturas” y la “atmósfera empobrecida” en los molinos. En casa, los trabajadores “estaban aturdidos por … el humo, la lluvia ácida, la niebla sulfurosa que mataba literalmente la flora y la fauna, las vistas de árboles y pájaros y hasta el sol mismo”. Las condiciones en y cerca de las minas de carbón a menudo eran peores . En resumen, los trabajadores industriales británicos no sólo estaban luchando por salarios más altos. Esto fue también una revuelta contra el “deterioro palpable del entorno inmediato” causado por la “concentración de trabajadores asalariados en ciertos lugares donde el carbón fue quemado o extraído”. En esta rebelión había una percepción clara aunque algo “menos tangible …” De la alienación del medio ambiente, como “la naturaleza decayó y retrocedió de la vida de los trabajadores”. En este sentido, se trataba de un movimiento “proto-ambientalista”.46

El neoliberalismo y las crisis biosféricas, incluido el cambio climático, están generando una convergencia similar de las luchas económicas y ambientales en todo el mundo. Como observa John Bellamy Foster, con “fuerzas objetivas … que borran progresivamente las distinciones previas entre la explotación en el lugar de trabajo y la degradación ambiental”, ha surgido “alianzas más amplias de los grupos oprimidos alrededor de las condiciones materiales degradadas”. Esta ” Facilita “la forja de diversas alianzas comunitarias… de movimientos de género, raza, clase, indígenas y medioambientales”. Estamos viendo, en resumen, el surgimiento de un proletariado medioambiental globalizado como una clase consciente para sí mismo, es decir, La formación comunitaria con “una nueva sociabilidad ecológica, abrazando una visión de la producción humana en su sentido más fundamental como el metabolismo de la naturaleza y la sociedad”.

Aquí Klein señala que las múltiples crisis socioeconómicas y ambientales generadas por el capitalismo neoliberal alimentado con combustibles fósiles agudizan cada vez más ciertas cuestiones clave relativas a los valores que informarán y darán forma a las instituciones económicas y políticas en todo el mundo.48 ¿Se debe considerar la naturaleza principalmente como una fuente de uso Valores que pueden ser extraídos de forma rentable para la producción y el consumo o como un socio necesario de la evolución en un proceso de desarrollo humano sostenible, como valor de la vida más que como un valor puramente económico? De manera similar, ¿debería la reestructuración y la renovación de los suministros energéticos orientarse hacia el mantenimiento del negocio como de costumbre o, en su lugar, tratarse como un proyecto que fomente el control democrático de los trabajadores y la comunidad sobre la producción y todo el sistema de aprovisionamiento material? Medios para que las empresas y sus insumos humanos sigan siendo productivos y “se llevan bien” o deberían convertirse en instrumentos conviviales para la creación de seres humanos e instituciones que abracen valores vitales básicos como la empatía, la nutrición, la sostenibilidad, la creatividad y el yo 50 ¿Por qué incluso los sindicatos a veces todavía ven un conflicto entre puestos de trabajo y sostenibilidad ambiental, como en el endoso de la AFL-CIO del Dakota Access Pipeline (a pesar de la oposición de varios sindicatos individuales), cuando Ha quedado claro desde hace algún tiempo que se pueden crear muchos más puestos de trabajo por dólar con inversión en energía renovable y conservación de la energía ¿Cuál es el valor de un trabajo de fracking o tubería si acelera la destrucción del planeta para nuestros hijos, nietos y otras especies?

Actualmente, la vanguardia en la lucha contra el capital fósil está ocupada por las luchas de los pueblos indígenas contra la nueva minería y las instalaciones de oleoductos que invaden sus tierras. Sin embargo, como Klein y Angus muestran juntos, estas luchas defensivas tienen un gran potencial para desencadenar una amplia coalición de intereses anti-neoliberales y anti-MFC en un movimiento socialista ecológico basado en la mayoría.52 Los valores ecológicos y comunitarios traídos a la mesa por Los defensores de la tierra y del agua indígenas (y sus aliados verdes) están empezando a tener un contacto productivo con nuevas variedades de feminismo y con los valores de la democracia económica y del poder municipal, cooperativo y sindical, defendido por proletarios más “tradicionales”. Las sinergias políticas intersectoriales se están intensificando gracias a los esfuerzos de las comunidades indígenas para defender y revitalizar sus sistemas de propiedad comunal utilizando modernas tecnologías energéticas y agrícolas descentralizadas.53 (El muy maligno modelo de la superestructura base sigue funcionando aquí). Los centros, los promotores municipales de energía y transporte público, las cooperativas, los mercados de agricultores, los jardineros urbanos y otros grupos de trabajadores y comunidades están construyendo nuevos circuitos de provisión de materiales sostenibles, a menudo informados por valores de vida indígenas. Incluso las batallas contra la privatización de la escuela y recortes presupuestarios, y para las alternativas de salud basadas en la comunidad, pueden ser vistas como parte de esta coalición pro-ecológica en desarrollo. La solidaridad entre las personas y entre la gente y la tierra (con todos sus habitantes) y la búsqueda de modos sostenibles de buena vida (colocando el valor de uso por encima del valor de intercambio) parecen ser las colas ideológicas que sostienen la emergente coalición eco-proletaria .

Este nuevo estallido popular y su reconstrucción de la base productiva del planeta ya han comenzado a aproximarse a los “puntos de inflexión” eco-revolucionarios en algunas partes del mundo, y no un minuto demasiado pronto. El deterioro de las condiciones ambientales y el despojo del capitalismo neoliberal y el empobrecimiento de los trabajadores y las comunidades están provocando soluciones neofascistas (Trump, Le Pen y otros). “El socialismo o la barbarie” tiene un significado tradicional y un nuevo sentido ahora en la era de la crisis planetaria.

Notas

  1. Lisa Schlein, “OMM: El calentamiento global sucede más rápido de lo previsto”, Voice of America, 21 de julio de 2016; Jason Samenow, “Dos Lugares en Oriente Medio alcanzaron 129 grados”, Washington Post, 22 de julio de 2016; David Edwards, ” Sin precedentes ‘: los científicos declaran la emergencia climática global después de que la corriente de chorro cruce el ecuador “, Alternet, 30 de junio de 2016.
    2. Jessica Shankleman, “El clima encabezó el cambio catastrófico a pesar del acuerdo de París”, Bloomberg News, 3 de noviembre de 2016; Ver también Megan Darby, “Científicos: Ventana para Evitar el Calentamiento Global del 1.5C” Cerrado, “Climate Home, 29 de junio de 2016, http://climatechangenews.org; Nika Knight, “A pesar del compromiso climático de París, el planeta en camino para superar la subida de temperatura de 3 grados”, Common Dreams, 3 de noviembre de 2016, http://commondreams.org.
    3. Ver varios informes sobre la lucha permanente de la roca de las siguientes organizaciones y sitios web: Stand with Standing Rock, http://standwithstandingrock.net; Señales de humo digital, http://digitalsmokesignals.com; El Levantamiento Indígena, http://indigenousrising.org; Y los últimos indios reales, http://lastrealindians.com. Los informes in situ de Kevin Gilbert y las imágenes de los testigos oculares, publicados en Facebook, fueron muy importantes para difundir la violencia perpetrada por las fuerzas de seguridad contra los protectores de agua.
    4. John Bellamy Foster, Brett Clark y Richard York, The Ecological Rift (Nueva York: Monthly Review Press, 2010), 47, 398, 440.
    5. Ian Angus, Enfrentando el Antropoceno (Nueva York: Monthly Review Press, 2016), 71-77.
    6. Henry Fountain, “Científicos Map Vast Peat Swamps, un almacén de carbono, en África Central”, New York Times, 12 de enero de 2017.
    7. Angus, Frente al Antropoceno, 73.
    8. Angus, Enfrentando el Antropoceno, 23.
    9. Angus, Enfrentando el Antropoceno, 173.
    10. Para el endoso de Angus de Andreas Malm, véase Angus, Enfrentando el antropoceno, 128-29, 135, 166, 171. En el enfoque de la brecha metabólica véase, 113-25; John Bellamy Foster, Ecología de Marx (Nueva York: Monthly Review Press, 2000). Stefano B. Longo, Rebecca Clausen, y Brett Clark, La tragedia de la mercancía (New Brunswick, NJ: Rutgers University Press, 2015), es una excelente aplicación de la teoría de la brecha metabólica a las industrias pesqueras y acuícolas oceánicas. Sobre las contradicciones ecológicas generales del capitalismo y sus formas de valor (dinero, precios, alquileres), véase Paul Burkett, Marx y Nature (Chicago: Haymarket, 2014).
    11. Angus, Enfrentando el Antropoceno, 130-34, 153-60. En automobilización y suburbanización, véase dos artículos de Paul M. Sweezy, “Cars and Cities”, Monthly Review 24, no. 11 (abril de 1973): 1-18, y “El capitalismo y el medio ambiente”, Monthly Review 41, no. 2 (junio 1989): 1-10.
    12. Angus, Enfrentando el Antropoceno, 130-31, 134-35, 137-49, 160-63.
    13. Angus, Enfrentando el Antropoceno, 42-46. Angus también explica cómo se alentó la adopción de Europa del modelo de economía fósil (aunque en una forma menos extrema que los Estados Unidos) mediante la vinculación de la ayuda del Plan Marshall a las compras de petróleo y otros bienes de las compañías estadounidenses (véase 145-8). Hay que añadir que la incorporación de Europa a este régimen de acumulación también implicó intervenciones encubiertas y manifiestas de los Estados Unidos en las elecciones europeas y el uso de agentes de la mafia para suprimir a los comunistas en Francia y en otros países, . Para la aparición de China como la principal fuente de emisiones de carbono, véase Andreas Malm, Fossil Capital (Londres: Verso, 2016), capítulo 14. Angus, Enfrentando el Antropoceno, 208-11; John Bellamy Foster, El Planeta Vulnerable (Nueva York: Monthly Review Press, 1999), 96-101. Esto no quiere decir que la adopción de formas anti-ecológicas de producción en la Unión Soviética, especialmente durante y después de que Stalin asumiera el liderazgo, no fue discutida por pensadores y activistas ambientales en la propia URSS. Sobre este punto, véase Natalia Mirovitskaya y Marvin S. Soroos, “Socialismo y la Tragedia de los Comunes”, Journal of Environment and Development 4, no. 1 (1995): 77 – 110; John Bellamy Foster y Paul Burkett, Marx y la Tierra (Chicago: Haymarket, 2017), 225-28.

15. Malm, Fossil Capital, 288 (cursivas en original).
16. Véase el prólogo de John Bellamy Foster a Angus, Enfrentando el Antropoceno, que argumenta que “el Antropoceno es probablemente mejor visto como surgiendo a finales de los años cuarenta y principios de los cincuenta”, después de lo cual hubo “un gran aumento, marcando una Gran Aceleración en Los impactos humanos sobre el medio ambiente “(9).
17. Malm, Fossil Capital, 11.
18. Malm, Fossil Capital, 52; énfasis añadido.
En 1870, se quemaba tres veces más carbón en la industria manufacturera, el hierro y el acero que en los hogares y hogares de Gran Bretaña, los incendios disociados del crecimiento de la población y vinculados a la autosuficiencia económica Crecimiento “(Malm, Fossil Capital, 250).
20. Para más detalles véase Foster y Burkett, Marx y la Tierra, 19-21.
21. Karl Marx, Capital, volumen 1 (Nueva York: Vintage, 1976), 496 – 97, 645, 1019 – 25. Para la actualización clásica del análisis de Marx de la subsunción real, véase Harry Braverman, Labor and Monopoly Capital (Nueva York: Monthly Review Press, 1974). Sobre el fondo de las ciencias naturales del análisis de Marx y las implicaciones para la economía ecológica, véase Foster y Burkett, Marx y la Tierra, pp. 151-56.
22. Malm, Fossil Capital, 197. Para la mecanización del hilado, el tejido y el peinado de lana, véase 64-75, 196-97.
23. Malm, Fossil Capital, 75.
24. Malm, Fossil Capital, 83, 91.
25. Malm, Fossil Capital, 162.
26. Malm, Fossil Capital, 167-8, 246-47.
27. Malm, Fossil Capital, 175-7, 180-92 (cita de 192).
28. Malm, Fossil Capital, 110, 118-19. Sobre los patrones de acumulación y monopolización de la industria británica del carbón, véase Paul M. Sweezy, Monopoly and Competition, en el inglés Coal Trade (Cambridge, MA: Harvard University Press, 1938); Una útil discusión del análisis de Sweezy es Michael A. Lebowitz, “Paul M. Sweezy”, Monthly Review 56, no. 5 (octubre de 2004): 44-45.
29. Malm, Fossil Capital, 117.
30. Malm, Fossil Capital, 105, 118.
31. Malm, Fossil Capital, 289-90.
32. Ver los estudios citados por Angus, Enfrentando el Antropoceno, 172; Malm, capital fósil, 368; Naomi Klein, esto cambia todo (Nueva York: Simon y Schuster, 2014), 101-02. Cuanto más rápida sea la transición de la energía en los países capitalistas centrales, más tiempo podría estar disponible para una conversión total a las energías renovables en las naciones de bajos ingresos.

Robert Pollin, Greening the Global Economy (Cambridge, MA: Prensa del MIT, 2015).
34.  Sobre monopolio-capital financiero y neoliberalismo, véase John Bellamy Foster y Fred Magdoff, The Great Financial Crisis (Nueva York: Monthly Review Press, 2009); John Bellamy Foster y Robert W. McChesney, The Endless Crisis (Nueva York: Monthly Review Press, 2012).
35. Klein, esto cambia todo, 401, 452; Véase también Malm, Fossil Capital, 385, sobre “La movilización en tiempos de guerra como modelo para la reducción rápida del cambio climático”.
36. Para la discusión de este empeoramiento del problema del exceso de capital fósil, véase Angus, Enfrentando el Antropoceno, 170-73; Malm, Fossil Capital, 358-61. En China la cuestión es una creciente capacidad excesiva de las centrales eléctricas de carbón capitalistas del Estado. Greenpeace ha informado que “China está en camino de añadir una media de una nueva planta de carbón por semana hasta el año 2020.” Edward Wong, “China se comprometió a frenar las plantas de carbón. Greenpeace dice que todavía los está agregando “, New York Times, 14 de julio de 2016. A pesar de un anuncio posterior del gobierno central de que más de un centenar de los nuevos proyectos serían cancelados, el” exceso de centrales de carbón “todavía estaba” actuando como un Peso muerto en la actual transición energética del país “. Véase Michael Forsythe,” China cancela 103 plantas de carbón, consciente de la contaminación atmosférica y la capacidad desperdiciada “, New York Times, 19 de enero de 2017.
37. Klein, esto cambia todo, 452.
38. Malm, Fossil Capital, 382. Aquí Malm se basa en el análisis de Richard York, “¿Las fuentes de energía alternativas desplazan los combustibles fósiles?” Nature Climate Change 2 (2012): 441-43.
39. Klein, esto cambia todo, 97, 130-33; Malm, Fossil Capital, 367-82.
40. Esto aplica el argumento de Naomi Klein, The Shock Doctrine (Nueva York: Penguin, 2008).
41. Klein, esto cambia todo, 46-52; Angus, Enfrentando el Antropoceno, 184-88. Mike Ives, “A medida que el cambio climático se acelera, las ciudades flotantes parecen menos de un sueño de tubería”, New York Times, 27 de enero de 2017; Sobre la capacidad del capital de beneficiarse de las crisis ambientales, y la necesidad de distinguir las crisis de acumulación de las crisis ambientales en general, véase Burkett, Marx y otros. Nature, 107-32, Marxismo y Economía Ecológica (Chicago: Haymarket, 2009), 220-300.
42. Klein, esto cambia todo, 256-90; Malm, Fossil Capital, 386-88.
43. Angus, Enfrentando el Antropoceno, 176-84.
44. Burkett, Marx y Nature, 57-68, 203-22; Frederick Engels, La condición de la clase trabajadora en Inglaterra (Moscú: Progress Publishers, 1973); Marx, Capital, volumen 1, parte 8.
45. Malm, Fossil Capital, 234.
46. ​​Malm, Fossil Capital, 236, 242, 244-48.
47. John Bellamy Foster, “La crisis de la época”, Revista Mensual 65, núm. 5 (octubre de 2013): 10-11.
48. Klein, esto cambia todo, la doctrina del choque.
49. Barry Commoner, La Pobreza del Poder (New York: Knopf, 1976).
50. Ver Ivan Illich, Deschooling Society (Nueva York: Harper y Row, 1972), Herramientas para la Convivencia (New York: Harper and Row, 1973).
51. Klein, esto cambia todo, 126-27; Pollin, Greening the Global Economy; Y Regreso al empleo completo (Cambridge, Massachusetts: MIT Press, 2012), 102-09. Sobre los conflictos dentro del movimiento sindical sobre el cambio climático y el capital fósil, véase Paul Hampton, Workers and Trade Unions for Climate Solidarity (Londres: Routledge, 2011).
52. Klein, esto cambia todo, parte 3; Angus, Enfrentando el Antropoceno, 192-223.
53.  Sobre el potencial ecológico más amplio de los esfuerzos indígenas para defender y renovar sus sistemas de producción comunales, véase David Barkin, Riqueza, Pobreza y Desarrollo Sostenible (Ciudad de México: Centro de Ecología y Desarrollo, 1998); “Comentario sobre ‘Marxismo y Ecología'”, Gran Iniciativa de Transición, octubre de 2015, http://greattransition.org; David Barkin y Blanca Lemus, “Superando la pobreza rural desde abajo hacia arriba”, en Julio Boltvinik y Susan Archer Mann, eds., Pobreza campesina y persistencia en el siglo XXI (Londres: Zed, 2016), 345-65.

 

(*) Paul Burkett es profesor de economía en la Universidad Estatal de Indiana, Terre Haute, y coautor, con John Bellamy Foster, de Marx y la Tierra (Haymarket, 2017).

 

Traducción del inglés: Pedro Lansberger.

Be the first to comment

Deja un comentario