Chile de Santa Claus: Desinformación, fraudes y cantinfleos varios (tres notas).

I. La derecha contraataca.

por Arturo Alejandro Muñoz, Politika.

Chile es un país “adelantado”: aquí el imperio estadounidense aplicó su plan piloto antes de replicarlo en el resto del planeta

En un período que abarca algo más de un siglo (1900-2017), los Estados Unidos de Norteamérica realizaron treinta y seis invasiones a territorios que no le pertenecían, derribando gobiernos, imponiendo mandatarios según sus intereses económicos e instalando una peculiar ‘democracia’ que no es sino un traje a la medida de sus propias necesidades como nación predadora.

El país del tío Sam ha marcado etapas en ese derrotero. Luego de comprar Alaska al imperio ruso, Florida al imperio español y la Nueva Orléans al imperio napoleónico, la voracidad estadounidense se incrementó en el siglo diecinueve apoyando un movimiento independentista al sur de su frontera con México. Así, en 1846 terminó anexando el rico estado de Texas a su propio territorio.

Algo similar sucedió luego con el Tratado de Guadalupe Hidalgo, firmado entre México y los Estados Unidos el 2 de febrero de 1848, al final de la Guerra de Intervención Estadounidense. Dicho acuerdo estableció que México –derrotado en ese conflicto bélico– cedería casi la mitad de su territorio, incluyendo lo que hoy son los estados de California, Arizona, Nevada y Utah, y parte de Colorado, Nuevo México y Wyoming.

Más tarde vendrían las invasiones a naciones caribeñas y latinoamericanas (Nicaragua, El Salvador, Honduras, República Dominicana, Panamá, Granada, Haití, Cuba y Puerto Rico), con el propósito –jamás desmentido– de proteger la dominación empresarial estadounidense en las grandes compañías agrofrutícolas, azucareras y tabacaleras de la zona.

La II Guerra Mundial y la lucha contra el comunismo le darían a Washington nuevos pretextos para acelerar sus invasiones a lo ancho del planeta.

Podría llenar varias páginas contabilizando las invasiones norteamericanas en el planeta. Del año 1800 a la fecha, en la retina de cualquier estudioso del tema quedarían adheridas las trágicas consecuencias vividas por ciudadanos latinoamericanos en Puerto Rico, Guatemala, Honduras, República Dominicana, Cuba, México, Panamá, Venezuela, Ecuador, Perú, Bolivia, Paraguay, Brasil, Uruguay, Argentina, Chile… naciones en las que los gobiernos de Estados Unidos impusieron mandatarios tiranos como Leonidas Trujillo, los Somoza, Batista, Muñoz Marín, Geisel, Garrastazú Medici, Bordaberry, Stroessner, Banzer, Videla, Pinochet, y un largo e interminable etcétera que aterra.

Esto, en América. Si revisamos lo acontecido en otros continentes (Corea, Irán, Vietnam, Iraq, Afganistán, Libia, Siria…) concluimos en que los gobiernos de Estados Unidos son una verdadera amenaza a la paz, a la concordia y a la libertad de los pueblos del mundo.

Hoy, Washington y sus aliados –para invadir y expoliar– no requieren usar siempre armas de fuego, bombas y marines. Una nueva forma de dominio y coerción ocupa los primeros lugares, al menos en América Latina.

La inexistencia de prensa opositora al salvaje sistema neoliberal (el caso chileno) le permite a los grandes empresarios y a sus empleados políticos –fieles sirvientes del imperio– administrar el país en beneficio de sus intereses privados (que responden a los intereses del susodicho imperio) sin necesidad de disparar un tiro.

Más allá del caso chileno, en el resto del mundo sucede algo similar. En el año 2011, Hillary Clinton, Secretaria de Estado de Barack Obama, declaró que Estados Unidos “estaba perdiendo la guerra de la información” frente a Rusia Today, Al Jazeera, y la Televisión Central de China, acusados desde la Casa Blanca de estar “suplantando a la Voz de América”.

Se trata de una guerra silente, sin disparos ni tomas de colinas estratégicas. Ahora, Donald Trump ha comenzado el contraataque.

Un ejemplo es lo ocurrido con la eliminación de la señal YouTube de la cadena iraní en castellano HispanTV, que ofrece 44.000 vídeos (archivos) de reportajes emitidos desde 2012, y goza de un público que alcanza a 350 mil suscriptores en YouTube y GoogleMás. La eliminación de esa señal es una dura advertencia para canales de TV que no están en la órbita imperial norteamericana como RT, Telesur y VTV.

Tanto más cuanto que la OTAN ha tenido un fuerte tropiezo con el fracaso de sus bandas terroristas en Siria y los EEUU con la imposibilidad de derribar al gobierno de Venezuela, que Washington viene intentando desde el 2013.

En nuestro país –cuyos gobiernos son dependientes y serviles del dictamen estadounidense– observamos que la derecha económica ya no requiere contratar bandas de matones incendiarios, –ni militares brutos como los que allanaron decenas de edificios en Santiago en el mes de septiembre de 1973–, para ocultar, censurar, quemar o borrar información relevante. Ese trabajo lo efectúan ahora los dos consorcios periodísticos admitidos: EMOL y COPESA, que controlan el 97% de la prensa escrita nacional.

Coadyuvan en lo anterior las empresas que controlan las “redes sociales” (Google, Facebook, Twitter, Instagram, etc.), que reciben órdenes directas del Departamento de Estado a partir de “recomendaciones” de la NSA, la CIA, y los Departamentos del Tesoro y de Justicia del gobierno de Donald Trump.

El imperio contraataca con armamentos antiguos pero perfectibles. La orden, para la derecha chilena, ha sido “tomarse las redes sociales”, copar Facebook y Twitter, llenarlos con opiniones duras, bravuconas, amenazantes. Poblando las redes sociales con “bots” (*) a objeto de quitarle espacio a los internautas habituales que critican el neoliberalismo y a la derecha. La cuestión es cumplir el objetivo principal: conservar el poder y el modelo económico.

Es el contraataque derechista global. Si en Chile la táctica falla, ¿cuál será el paso que darán los partidos y organizaciones gremiales patronales?

3 de diciembre de 2017

(*) BOTS = conocidos como Usuarios Fantasmas, en realidad sólo sirven para inflar una cuenta y crear una falsa comunidad. A este respecto, la página web www.fayerwayer.com publicó lo siguiente: “Según informa el estudio ‘Interbarómetro: Observatorio de Política y Redes Sociales’, de la Universidad Central (Chile), un 49% de los casi dos millones de seguidores del candidato Sebastián Piñera en las redes sociales, no serían reales, sino cuentas extranjeras utilizadas para crear mayores interacciones.” Esto también nos recuerda al presidente de EE.UU, Donald Trump: un 32% de las interacciones de éste cuando era candidato presidencial eran falsas, según informa un estudio de la Universidad de Oxford en Inglaterra.

Fuente: http://www.resumenlatinoamericano.org/2017/12/03/chile-la-derecha-contraataca/

—————————————————————————-

II. Histérica campaña de posverdad: los audios y chats de adherentes a Piñera que instalan el clima de “fraude electoral”

por Gabriel Angulo Cáceres / El Mostrador.

No fueron pocos quienes desde el comando de Chile Vamos calificaron la performance de su candidato como un síntoma de incontinencia verbal y falta de preparación de sus discursos. Y aunque debió salir a aclarar que no quiso poner en tela de juicio ni los resultados del 19 de noviembre ni al Servel, Piñera no hizo más que hacer eco de los mensajes que circulan en la derecha para enrolar apoderados de mesa y evitar lo que sin prueba alguna califican de “robo de votos”.

Las declaraciones que formuló este lunes el candidato presidencial de Chile Vamos, Sebastián Piñera, sobre las denuncias aisladas de fraude electoral que difundieron los medios de comunicación en las pasadas elecciones del 19 de noviembre, dejaron al descubierto el clima que se viene fraguando desde la derecha de cara al balotaje del próximo domingo 17 de diciembre.

Esto, porque más allá que efectivamente el ex mandatario aludiera a información que salió por la prensa, cuestión que volvió a enfatizar esta tarde para aclarar que en ningún caso su intención había sido poner en duda ni los resultados ni el trabajo del Servel en la primera vuelta, igualmente las redes sociales han sido el caldo de cultivo de informaciones que se echaron a correr sin prueba alguna y que instalan la sensación de un “robo electoral”.

Es una posverdad con la que los simpatizantes de Piñera intentan convencerse de que en realidad su candidato obtuvo más del 36 por ciento de los votos y que utilizan para asegurarse de que en la segunda vuelta podrán armarse de una verdadera legión de apoderados de mesa, para que “esta vez sí”, los votos se cuenten como corresponde.

Lo anterior puede sonar hasta desquicidado, pero el intercambio de mensajes existe y lo promueven incluso comunicadores de los mismos medios que el abanderado de la derecha atribuyó la información que él, según dijo, “responsablemente” citó durante la presente jornada.

Uno de ellos es la periodista de Radio Agricultura Pilar Molina, que hizo noticia en las primarias de Chile Vamos cuando, durante un debate entre los precandidatos, lanzó sin ningún tipo de respaldo una acusación contra el senador Manuel José Ossandón por el supuesto uso de boletas falsas, la que resultó no ser efectiva.

Esta vez ella aparece como la receptora de un audio que corre por Whatsapp en el que una mujer acusa el “robo de votos” en un local de la Quinta Región debido a la falta de apoderados de mesa.

“Pilar, yo estuve de apoderada general aquí en el local de Recreo. Hablé con los otros apoderados generales. Tuvimos que correr y yo estaba desesperada rescatando los votos. En más de 20 mesas rescaté más de 20 votos. ¡Nos robaban los votos pero sin asco! Nulos para el lado, nulos para el otro lado, iba gente que estaba sentada en las mesas que no tenía nada que ver, era insostenible y la persona a cargo del local no dice nada. Esto pasó en distintas partes del país porque hemos estado en contacto los apoderados generales (…) Necesitamos urgente apoderados de mesa para diciembre. Si no hay uno de punto fijo en cada mesa fijándose en los votos, nos van a ganar igual que ahora, porque ahora Piñera no sacó el 36 por ciento, nos robaron los votos, se los pasaban a la Sánchez”, dice el audio.

En tanto, Gonzalo de la Carrera, quien en la misma radio conduce el programa “Directo al Grano” junto a la ex ministra y parte del equipo de su campaña de Piñera, Cecilia Pérez, es quien firma uno de los mensajes de la red de mensajería, que busca literalmente enrolar a los nuevos apoderados.

“Estimados he sido designado uno de los cinco integrantes del equipo del comando que organizará a nivel nacional la asignación de apoderados. Los otros cuatro integrantes son Cristobal Lira, José Hernan Rodriguez, Carlos Charme y Javiera Jadue. Las regiones y/o distritos, comunas, locales y mesas serán organizados de forma muy estructura y profesional para no dejar nada descuidado.
Necesitamos 4.260 apoderados de locales y 43.000 apoderados de mesas para 2.130 locales de votación. Es una pega tremenda!”.

Agrega que “lo importante que quiero que sepan desde ya, es que la dedicación de los apoderados ese día será desde que se constituyen las mesas hasta el cierre. (No es por un par de horas), por lo que a los que no puedan cumplir este requisito es mejor saberlo desde ya. Nos iremos turnando y cuidando las espaldas durante el día para que cada uno vaya a votar (…) Aquí en terreno nos jugamos la elección. Desde ya muchas gracias por apoyar”.
Incontinencia verbal

Los dichos de Piñera, a la luz de las caras largas y las versiones que circulan al interior de Chile Vamos, no habrían obedecido a una estrategia de posicionamiento para la segunda vuelta, sino que a una “arrancada de tarros” del candidato. Por eso, dicen, durante la presente jornada debió salir a explicar dos veces su postura.

Algunos personeros de su comando cuestionaron desde su incontiencia verbal hasta su falta de preparación y cuidado de sus mensajes, que esta vez lo hicieron tropezar al “hacerse cargo de la posverdad, de rumores de redes”.

“El objetivo era seguramente motivar a sus huestes para que concurran como apoderados, pero al hacerlo, desliza los cahuines sin pruebas que le han llegado de todo Chile”, dice una de las fuentes.
Piñera y las “denuncias ciudadanas”

En sus últimos descargos de esta tarde y tras volverse el blanco de duras críticas, tanto desde su adversario Alejandro Guillier como de la propia Presidenta Michelle Bachelet, Sebastián Piñera subrayó que no se había hecho cargo de rumores sino que de información publicada en distintos medios, entre ellos el Mostrador.

“Muchos medios de comunicación, importantes medios de comunicación, incluyendo canales de televisión, radioemisoras y medios escritos informaron profusamente de un conjunto de denuncias ciudadanas respecto a votos que habpian sido previamente marcados en favor de algún candidato, suplantación de indentidad que impidió al verdadero ciudadano votar, e incluso un muy comentado intento de robarse una urna. Todo lo dicho esta mañana lo dije en forma absolutamente responsable y lo ratificó esta tarde puesto que corresponde a la pura y santa verdad ¿Cuáles fueron los medios que informaron estas denuncias? Los canales de Televisión TVN, Canal 13 y Chilevisión; radios Cooperativa, Agricultura y ADN; medios escritos o electrónicos, La Tercera, La Cuarta, Publimetro, El Mostrador, entre otros porque fueron muchos más”.

“Quiero enfatizar que mis declaracions de la mañana en ningún momento pusieron en duda el resultado de la primera vuelta electoral, ni tampoco el trabajo del Servel, ni tampoco nuestro sistema electoral, ni mucho menos nuestras instituciones como algunos, faltando a la verdad e intentando confundir a la opinión pública, han afirmado. Solo dije que los medios habían informado sobre denuncias ciudadanas en el sentido que, según palabras textuales de mi declaración ‘alguien se avivó en las mesas y marcó el voto antes que el elector, es decir, que el elector pudiese manifestar su preferencia'”.

Finalmente, expresó que “lo que realmente me gustaría comprender es por qué ninguna autoridad de gobierno tuvo reacción alguna ante las informaciones profusamente difundidas por los medios de comunicación respecto a denuncias ciudadanas, y que solamente reaccionan ahora cuando yo simplemente recuerdo en forma responsable y fidedigna lo que muchos medios de comunicación el día y la noche del domingo 19 de noviembre”.

Fuente: http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2017/12/04/histerica-campana-de-posverdad-los-audios-y-chats-de-adherentes-a-pinera-que-instalan-el-clima-de-fraude-electoral/

———————————

III. Apoyo a Nueva Mayoría: Beatriz Sánchez anuncia que votará por Guillier.

“Mi voto es contra Sebastián Piñera y por eso voy a votar por Alejandro Guillier”, anunció la ex candidata presidencial del Frente Amplio en conferencia de prensa.

Pasada las 21 horas de este lunes 4, la periodista y ex candidata presidencial del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, en conferencia de prensa, anunció que votaría por el abanderado de la Nueva Mayoría, Alejandro Guillier.

Sánchez comenzó la conferencia de prensa dando cuenta de la polémica que envuelve al candidato de Chile Vamos Sebastián Piñera, quien afirmó que habría ocurrido fraude electoral en las elecciones presidenciales del 19N.

“Las declaraciones de esta mañana del candidato Sebastián Piñera son inaceptables (…) lo que hizo fue cruzar un límite; un límite respecto a lo que somos y a lo que hemos hecho como país”, enfatizó la periodista.

La ex candidata presidencial afirmó que “no se juega con Chile y no todo vale en una elección presidencial (…) Chile con Sebastián Piñera significaría un retroceso”, para luego asegurar que “significa un riesgo”.

Luego de esto, Sánchez comentó que después de un periodo de reflexión llegó a la conclusión que su voto “es contra Sebastián Piñera y por eso voy a votar por Alejandro Guillier”, dejando atrás uno de los principales discursos del FA respecto a su supuesta visión crítica hacia el “duopolio” y los partidos tradicionales tanto de la derecha como de la Nueva Mayoría.

Sánchez aprovechó la instancia para emplazar a Guillier: “creo que tiene que hacer más para conquistar el voto del Frente Amplio, tiene que hacer más para conquistar mucho de los votos que nos favorecieron”, aseveró la periodista, agregando que su postura “no es una decisión del Frente Amplio”.

“Hoy está en juego Chile, está en juego la democracia”, argumentó Sánchez luego de ratificar su apoyo al candidato de la NM. Finalmente, aclaró que no está haciendo un llamado a votar, sino que expresa su posición personal.

La decisión de Beatriz Sánchez se suma a la postura de las principales figuras del FA- de los principales partidos del conglomerado, Revolución Democrática, Movimiento Autonomista, Partido Liberal- que también entregaron su apoyo al abanderado de la Nueva Mayoría.

Lunes 4 de diciembre

Fuente: http://www.laizquierdadiario.cl/Apoyo-a-Nueva-Mayoria-Beatriz-Sanchez-anuncia-que-votara-por-Guillier?id_rubrique=1201?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=Newsletter

Be the first to comment

Deja un comentario