Costa Rica: A segunda vuelta entre un pastor evangélico y un político tradicional.

Seguidores del Partido Acción Ciudadana, PAC.
por Resumen Latinoamericano.

Los dos candidatos que disputarán la presidencia en segunda ronda, además de compartir el apellido, son jóvenes y periodistas de profesión con inclinaciones por la música. Pero sus semejanzas se acaban allí.

para arriba. El  pastor Fabricio Alvarado pasó de ser un candidato más a ganar la primera vuelta.
El pastor Fabricio Alvarado pasó de ser un candidato más a ganar la primera vuelta.

Con 86,6 por ciento de los votos contados, el diputado evangélico alcanzó 24,78 por ciento de los sufragios, frente a 21,74 por ciento del ex ministro oficialista.

Fabricio Alvarado, 43 años, es un diputado y predicador evangélico postulado por el pequeño partido Restauración Nacional, una fuerza nacida entre las iglesias pentecostales que han proliferado en el país.

Carlos Alvarado, ex ministro de Trabajo de 38 años, aglutinó a las fuerzas progresistas del país con un mensaje de continuidad del gobierno actual del centrista Partido Acción Ciudadana (PAC).

Hasta diciembre pasado, el diputado evangélico no pasaba del 3 por ciento en las encuestas de opinión, pero en la recta final se proyectó como favorito después de que enarboló la oposición a una opinión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), que el 9 de enero se pronunció a favor del matrimonio homosexual. Fue ese el punto de despegue del pastor Alvarado.

“Sin lugar a dudas la religión impulsó a Fabricio Alvarado, y eso se acentuó con vehemencia a partir de la resolución de la corte (interamericana)”, señaló el analista político independiente Jorge Vega.

“Hoy los costarricenses salimos a votar y el mensaje es claro: Costa Rica ya no desea más de lo mismo, ya no desea las campañas políticas de siempre. Por eso me sumo a un movimiento de unidad, valores, de innovación y verdadero progreso”, declaró Fabricio Alvarado en sudiscurso de victoria.

Congregado con seguidores en un hotel de la capital, el diputado evangélico repitió su lema de campaña de defensa de la familia y la promoción de “valores y principios”.

Carlos Alvarado, candidato oficialista y segundo en la primera vuelta de las elecciones de Costa Rica | Foto: Reuters.

Carlos Alvarado, que quedó tres puntos por detrás de su oponente, invocó la unidad nacional al enumerar los desafíos que esperan en los campos de la educación, la economía, seguridad ciudadana y el cambio climático.

“El próximo gobierno debe ser de unidad nacional, un gobierno que lleve al diálogo, que respete las diferencias, que sepa transformar este país”, expresó el ex ministro Alvarado ante una multitud que coreaba “sí se puede” en la sede del PAC.

La elección del domingo marcó la primera vez desde la segunda mitad del siglo pasado en que el poder no será disputado por alguno de los dos partidos tradicionales del país, Liberación Nacional (socialdemócrata) y Unidad Social Cristiana (centroderecha).

“El país ha cambiado, el país político es distinto, y a esto debemos ponerle atención”, comentó el politólogo Felipe Alpízar, del Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP) de la Universidad de Costa Rica.

Encuestas del CIEP marcaron el velos despegue de Fabricio Alvarado en las encuestas desde que en una entrevista en enero planteó retirar a Costa Rica de la Corte IDH por su sentencia a favor del matrimonio homosexual.

Jorge Vega destacó que Restauración Nacional, el partido conservador evangélico, logró superar a los dos partidos tradicionales del país en las provincias periféricas, donde el por ahora gobernante PAC nunca alcanzó votaciones significativas.

Se trata también de las regiones más pobres, con menos educación y empleo, y donde la religión tiene más influencia, señaló el analista. Es allí donde proliferan los pentecostales.

El analista Vega cree que los dos aspirantes deberán comenzar a negociar con los restantes partidos para impulsar su agenda con una Asamblea Legislativa fraccionada tras la elección del domingo, sin ninguna fuerza mayoritaria.

“El lunes mismo, los candidatos van a tener que comenzar a negociar en busca de acuerdos que les permitan gobernar”, señaló el analista político.

¿Qué debatirán en la campaña de segunda vuelta?

Ningún candidato logró alcanzar el 40 por ciento necesario para alzarse con la presidencia de Costa Rica en primera vuelta. Fabricio y Carlos Alvarado disputarán la segunda ronda en abril.

En las elecciones presidenciales de Costa Rica sucedió lo que anunciaron las encuestas, un alto nivel de abstención del 35,34 por ciento y unos resultados que sorprendieron a muchos: un predicador evangélico del Partido Restauración Nacional, Fabricio Alvarado, lideró la votación con 24,78 por ciento, mientras que Carlos Alvarado, del gobernante Partido Acción Ciudadana se ubicó segundo con 21,74 por ciento.

Durante la campaña electoral surgieron diversos temas entre las propuestas de los candidatos pero ninguno logró posicionarse para convencer al electorado.

Fabricio Alvarado, de 43 años, es un periodista y presentador de televisión, compositor de álbumes cristianos que se lanzó a la política como diputado en 2014 y desde entonces es un férreo opositor a la agenda del actual mandatario Luis Guillermo Solís.

Su propuesta económica es prácticamente desconocida y su principal y casi único tema de campaña fue la defensa de la familia tradicional, de oposición al matrimonio igualitario y los derechos humanos de las personas LGBTI.

En las redes sociales se pueden apreciar una serie de descalificativos por las posturas conservadoras y religiosas del candidato.

Carlos Alvarado, por su parte, de 38 años, autodefinido como “centroprogresista”, anunció que defenderá la resolución de la Corte IDH sobre el matrimonio homosexual y algunos planes del Gabinete de Solís, como una reforma fiscal que nunca pudo aprobar por no tener mayoría en la Asamblea Legislativa.

El candidato por el PAC logró superar a sus rivales en los últimos días producto de la postura ultraconservadora de su oponente. En cambio, se vio perjudicado por escándalos de corrupción durante su gestión en el Ministerio de Desarrollo Humano y de Trabajo.

El próximo 1 de abril se llevará a cabo la segunda vuelta para escoger al presidente que asumirá el 8 de mayo para el periodo 2018-2022. ¿Cuáles son las verdaderas preocupaciones de los costarricenses? ¿En qué deben ocuparse estos candidatos para superar el alto nivel de abstencionismo electoral?

El desempleo, la inseguridad y la corrupción ocupan los primeros lugares entre las preocupaciones de los costarricenses, según el informe del Centro de Investigación y Estudios Políticos de la Universidad de Costa Rica (CIEP) de enero de 2018.
Principales problemas de Costa Rica

La principal preocupación de la población durante el Gobierno del Partido Acción Ciudadana es el desempleo, que no registra descenso desde hace años, con un índice de 9,4 por ciento durante 2017, muy cercano al 9,1 por ciento de 2014 cuando comenzó el mandato de Luis Guillermo Solís, según el último dato de la Encuesta Continua de Empleo.

En 2007, Costa Rica tenía una tasa de 4,8 por ciento de desempleo que llevó al país a tener el índice más bajo de toda América Latina.

La seguridad es la segunda prioridad de los consultados, dado que el país acaba de registrar la cifra más alta de homicidios de su historia, con una tasa de 12.1 homicidios por cada 100 mil habitantes, registra el Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

La corrupción es otra de las preocupaciones, que no escapa de los procesos electorales de la región en el siglo XXI. En el caso de Costa Rica, la corrupción es el segundo problema más grave, solo por debajo de la seguridad, según el más reciente informe de la Contraloría General de la República (CGR).

Para realizar este informe, la Contraloría también encuestó a 605 funcionarios públicos, de los cuales el 30 por ciento dijo conocer algún caso de corrupción dentro de su institución.

En resumen, el poco interés de la población por la contienda electoral podría estar vinculado con el desprestigio que vienen sufriendo las instituciones por los casos de corrupción. El alto porcentaje de indecisos (36.7 por ciento) reflejado en las encuestas y, finalmente, en la gran cantidad de ciudadanos que optan por no sufragar.

Radiografía: Un país de éxito económico pero muy desigual

Costa Rica es el país más estable y el segundo con mayor ingreso per cápitade la región centroamericana. En los últimos 25 años, si bien no ha tenido un crecimiento excepcional, reporta cifras estables dentro de la media regional.

Es el segundo país más competitivo de la región y este año se ubica en el puesto 47 de 137 naciones, mejorando en siete posiciones respecto a su puesto del año anterior. Sin embargo, el modelo de desarrollo de este país centroamericano exhibe la necesidad de reforzar su contrato social.

Las políticas públicas a favor de una redistribución de la riqueza en beneficio de las mayorías más pobres han sido escasas.

No obstante, según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Costa Rica es un país muy desigual, en asuntos de género y grupos étnicos, por lo que ha hecho llamados a impulsar la creación de plazas de empleo decentes, con sueldos justos que tengan en cuenta formas incluso para reducir la brecha de género.

De acuerdo con el último informe de desarrollo del PNUD:

•    Ocupa el puesto Nº 66 a nivel mundial y Nº 9 en Latinoamérica y el Caribe con un Índice de Desarrollo Humano de 0,776.

•    En 2010 el ingreso del 20 por ciento más rico de la población era 16,7 veces más alto que el del 20 por ciento más pobre.

•    En 2016 la diferencia se incrementó 19 veces.

•    Ese 20 por ciento de la población más rica, acumula el 50,7 por ciento del total de ingresos del país, mientras el 20 por ciento más pobre sólo tiene el 3,9 por ciento de las riquezas nacionales.

TELESUR

Fuente: http://www.resumenlatinoamericano.org/2018/02/06/costa-rica-a-segunda-vuelta-entre-un-pastor-evangelico-y-un-politico-tradicional/


Anexo CT:

Mismo apellido, programas opuestos: el matrimonio gay, la clave para Costa Rica.

Fabricio Alvarado, líder evangélico del Partido Restauración Nacional (PRN), y Carlos Alvarado, del gobernante Partido Acción Ciudadana (PAC), pasan a la segunda vuelta de los comicios

Los candidatos presidenciales Fabricio Alvarado, líder evangélico del Partido Restauración Nacional (PRN), y Carlos Alvarado, del gobernante Partido Acción Ciudadana (PAC), lucharán por la presidencia de Costa Rica en la segunda vuelta de las elecciones, que se celebrará el próximo 1 de abril.

Con casi el 90% de las mesas escrutadas, el predicador Fabricio Alvarado ganó los comicios de este domingo con casi un 24,8% de los votos, seguido del periodista Carlos Alvarado, que obtenía un 21,7%, aunque ambos lejos del 40% necesario para acceder a la presidencia en la primera vuelta.

Miembros de la comunidad homosexual en una manifestación para pedir que el Gobierno debata el reconocimiento legal de las parejas del mismo sexo | Foto: EFE

Así, los que llegarán a la carrera por la Presidencia costarricense son dos Alvarados completamente antagónicos, muy alejados del bipartidismo tradicional en el país. El punto más controvertido en el que difieren ambos candidatos es el del matrimonio homosexual. Por un lado, el Alvarado evangélico propuso antes de las elecciones que el país se retire de la Convención Americana de Derechos Humanos para renunciar así a la jurisdicción de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, después de que ésta ordenara a Costa Rica que garantizase el matrimonio igualitario sin discriminación.

Después de conocerse su primera posición, Fabricio Alvarado defendió su programa político asegurando que “no hay nada más progresista que defender la vida“. No ocurrió lo mismo desde los grupos de defensa de los Derechos del colectivo LGTB, que sostienen que una segunda ronda entre dos candidatos tan diferentes marcará aún más el ambiente ya de por sí polarizado en el país. “El país no puede dar pasos atrás”, avanzó la abogada defensora de DDHH Larissa Arroyo al diario nacional ‘Costa Rica Hoy‘.

Por el otro lado, Carlos Alvarado hizo un llamamiento al “optimismo, la esperanza, el amor por el país y el respeto”. En un discurso dirigido a la construcción de “puentes” para poder salvar los desafíos a los que se enfrenta el país, el Alvarado del PAC ha preferido pronunciarse por el lado económico.

Fuente: https://www.elconfidencial.com/mundo/2018-02-05/elecciones-costa-rica-alvarado-fabricio-carlos_1516775/

Be the first to comment

Deja un comentario