8 de Marzo: La lucha de las Mujeres contra el pacto criminal del Patriarcado y el Capital.

Día internacional de las mujeres trabajadoras.

En Chile como en otras partes del planeta, se conmemorará este 8 de marzo el día internacional de las mujeres trabajadoras. También en Chile, este 8 de marzo, la actual Presidenta Michelle Bachelet, firmará el TPP 11 (Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico); tratado que acentuará la fragilización de los escasos derechos que en el marco del un capitalismo salvaje, los Estados como el chileno, han declarado “proteger”. La coincidencia una vez más, demuestra que las ilusiones de mejoras y transformaciones vía la institucionalidad democrática, no dejan de ser luces falsas en un contexto donde las lógicas del mercado llevan el mando por sobre los “intereses ciudadanos”, sobre la lógica de los derechos sociales y las demandas que portan los movimientos sociales. La primera presidenta de Chile, que fue la esperanza de transformaciones para muchas mujeres y no pocas feministas, es la que sellará el fin de su mandato dando nuevas y brillantes señales a los sectores empresariales del país. Más claro echarle agua ¿no?. Sin embargo, a pesar de que la evidencia tiene la claridad de un río transparente – de esos que ya casi no existen- , el movimiento feminista chileno sigue “tomado” en gran medida por la polaridad que representan las posturas autónomas e institucionales, o la ya clásica pregunta en torno al sujeto del feminismo, y  sus derivadas sobre las identidades trans, disidencia sexual y  el estatus de la condición biológica en la definición del ser mujeres. Nos ha costado en este tiempo ver las interrelaciones, las distancias y tensiones, entre la situación de las mujeres y lo estructural, entre el contexto político económico y la vida de las mujeres, entre nuestros deseos de transformación y las miserables reformas propuestas e impulsadas por los sectores progresistas. En ello, se pierden nuestras planteamientos. Y a pesar de que por acá y por allá se levantan encuentros de mujeres, de feministas, la carencia de un “aparecer” político es mas que preocupante. Este 8 de marzo, podemos pronunciarnos con claridad frente al TPP y la lógica que lo sostiene, esa lógica que ha precarizado nuestras vidas; podemos mostrar nuestro rechazo a las medidas parches y a los discursos artificiales de la élite en el poder, más allá de quien porte la banda presidencial. En efecto,  ya no se trata de quienes estén en el gobierno y de que estemos contra éste o aquella, son todos, es el contrato establecido entre el poder político y poder económico que se actualiza en las “cocinas” de los gobiernos de turno, el repudiable.  Considerando lo anterior, compartimos dos declaraciones, la primera de las mujeres campesinas integrantes de la Vía Campesina desde Harare  (Zimbabue) y la segunda de la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres; ambas muestran desafíos y se pronuncian con claridad ante las situaciones actuales a las que nos somete el pacto criminal entre Patriarcado y Capital.  (Natalia Pravda, Editora CT)

“Nosotrxs saludamos las Luchas de las Mujeres Trabajadoras en los campos y ciudades”

Por Vía Campesina

La coyuntura actual nos exige mucho más para garantizar nuestros derechos, nos exige coraje para enfrentar al monstruo mayor que alimenta al patriarcado y todas las injusticias contra las y los trabajadores en el mundo. ¡Sin feminismo, no es posible construir una sociedad nueva! ¡Viva la lucha de las mujeres del campo y de la ciudad!

Hoy, Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras, nosotras las mujeres de La Vía Campesina de las diversas organizaciones, formas de lucha y de organización; campesinas, indígenas, negras, mestizas, pescadoras, pastoras, mujeres de la ciudad y del campo, hacemos llegar un Saludo Especial a las Mujeres del Mundo. A las mujeres que luchan, a las que batallan para conquistar el pan, la participación política, la igualdad de derechos, la equidad, el reconocimiento de nuestro trabajo, producción y saberes, en la construcción de un mundo más justo entre hombres y mujeres.

Hacemos un reconocimiento a las mujeres que luchan, todo el día y a cada instante, por el fin de la violencia contra las mujeres, niñas, jóvenes, y contra de cualquier ser humano. Aquellas que rompen silencios, que enfrentan la opresión capitalista y estructural, y que no aceptan las formas patriarcales incrustadas en las distintas sociedades; que nos violentan, discriminan, explotan, oprimen y asesinan cotidianamente a las mujeres. Somos llamadas permanentemente a hacer eco de resistencia diciendo ¡Basta de Violencia contra las Mujeres! Una campaña en curso y reasumida en nuestra VII Conferencia Internacional de La Vía Campesina en el País Vasco en julio de 2017*.

Valoramos a las mujeres que no tienen miedo de luchar en las más diversas formas de cada cultura y en cada espacio. En la lucha por la Tierra, en la lucha por la Soberanía Alimentaria, por el Agua, por las Semillas, la Agroecología Campesina, en la lucha por la educación, salud, en la batalla en la fábrica, en el día a día, en la lucha de las mujeres por la emancipación política, económica y social. Nos valoramos solidariamente y nos reconocemos mujeres emancipadoras de sueños, constructoras de nuevas sociedades, conjuntamente con toda la clase trabajadora del mundo.

También vivenciamos con preocupación la arremetida imperialista del capitalismo en el mundo, que tiene una relación intrínseca con el patriarcado, conservador y fascista. Que buscan explotar más y más nuestras tierras, territorios y bienes naturales, y de igual manera explotar el trabajo, la vida y los cuerpos de las mujeres. Nuestros derechos son violados cotidianamente por las trasnacionales, que forjan migraciones, que fuerzan conflictos familiares y sociales y alimentan las guerras. Somos violadas y muchas vulneradas en la prostitución, en la trata de mujeres, en la explotación sexual, Además, criminalizadas porque luchamos, porque no nos queremos muertas, nos queremos vivas. Seguimos con el desafío de enfrentar la violencia doméstica, las agresiones físicas, psicológicas, morales, sexuales que muchas veces acaban en suicidio, femicidio y desaparición.

Es por esto, que hoy reafirmamos nuestro compromiso colectivo como movimiento campesino mundial de carácter feminista y luchando por un mundo de justicia y dignidad, de seguir luchando por la igualdad de género, por la promoción y garantía de nuestra participación política en todas las instancias de toma de decisiones, de asumir acciones prácticas cotidianas y colectivas, mucho más allá de discursos y mociones, para poner fin a la violencia contra todas las mujeres.

Aun así también tenemos mucho que celebrar, desde las luchas de las primeras mujeres en las fábricas por mejores salarios y condiciones de trabajo y de vida. Sí, tenemos mucho que celebrar por la contribución de las mujeres en el mundo. Sí, tenemos mucho que celebrar por las que lucharon por la participación de las mujeres en el sufragio universal, por el reconocimiento de derechos iguales. Un homenaje a las mujeres que ofrendaron sus vidas, en la lucha por la reivindicación de los derechos de las mujeres en los diferentes ámbitos, que sufrieron torturas, violaciones sexuales, morales, desparecidas, encarceladas, decapitadas, masacradas por defender la vida, la dignidad, la madre tierra y el derechos de las mujeres. Por esto, seguiremos sus ejemplos, su legado dejado en diferentes espacios de trabajo, que sin duda en las otras dimensiones nos acompañan.

Hoy sabemos que la coyuntura actual nos exige mucho más para garantizar nuestros derechos, nos exige coraje para enfrentar al monstruo mayor que alimenta al patriarcado y todas las injusticias contra las y los trabajadores en el mundo. En este sentido, saludamos las acciones, marchas, movilizaciones, encuentros y luchas de las mujeres en el mundo, enfrentando el patriarcado y el capitalismo que amenazan la vida de las mujeres, la naturaleza y la vida en el planeta.

Por eso decimos que ¡Sin feminismo, no es posible construir una sociedad nueva!

¡Viva la lucha de las mujeres del campo y de la ciudad!

Abrazo cariñoso de las campesinas de La Vía Campesina a todas las mujeres que luchan en todo el mundo

*Declaración de la VII Conferencia Internacional de La Vía Campesina: https://viacampesina.org/es/vii-conferencia-internacional-la-via-campesina-declaracion-euskal-herria/

6 de marzo 2018

Fuente: https://viacampesina.org/es/la-via-campesina-nosotrxs-saludamos-las-luchas-de-las-mujeres-trabajadoras-en-los-campos-y-ciudades/


Declaración Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres. 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres

En todo el mundo organizaciones de mujeres y feministas convocamos a actos de movilización, nos articulamos y volcamos hacia lo público nuestras demandas, denuncias, propuestas y caminos que colectivamente hemos ido construyendo en la búsqueda de una vida libre de explotación, discriminación y violencia. Ya no lavamos más la ropa sucia en casa: ahora sacamos los trapos inmundos de machismo al sol, porque en este transitar otras nos enseñaron que lo personal es político, y que la violencia machista nos afecta a todas.

Rechazamos la farandulización del 8 de marzo, las “celebraciones” del capitalismo que nos explota, sobre todo a las mujeres. Estamos alerta ante la profundización de las políticas que depredan nuestra tierra, violentan a los pueblos indígenas y precarizan nuestras vidas; alerta ante la arremetida del conservadurismo fundamentalista que niega nuestros derechos y autonomía.

Rechazamos enérgicamente el TPP-11 que se firmará este 8 de marzo en Chile, pues los Tratados de Libre Comercio, bajo una falsa “perspectiva de género”, sólo han reafirmado la antigua división sexual del trabajo, relegando a las mujeres a las labores de cuidado y reproducción de la humanidad, las que siguen siendo desvalorizadas, al igual que nuestro trabajo asalariado.

En días como hoy recordamos a las que ya no están, reconocemos nuestro trabajo en lo público y en lo privado. En días como hoy recordamos la lucha histórica de las mujeres sindicalistas, sufragistas, defensoras de los derechos humanos, indígenas y campesinas; y valoramos el trabajo que continuamos haciendo miles de mujeres migrantes, lesbianas, trans, estudiantes, defensoras de la tierra y todas aquellas que se organizan contra el capitalismo y el patriarcado que nos oprime.

Somos múltiples, complejas y diversas. Somos fuertes y fuerte también es nuestra convicción de que esta sociedad y sus relaciones de poder pueden y deben ser cambiadas. Porque estamos seguras que nuestra lucha es imprescindible, seguimos cuestionando el orden impuesto, luchando por nuestras libertades e incrementando la magnitud de nuestra fuerza.

Este 8 de marzo nos encontramos con el propósito de continuar la lucha hacia una transformación política, económica, social y cultural; nos damos aliento, recorremos los pasos de aquellas que nos precedieron y que abrieron caminos por una vida mejor. Este 8 de marzo recargamos nuestras energías.

Llamamos a adherir al Paro Internacional de Mujeres convocado en 158 países, nos vamos a huelga: no lavamos la loza, no cuidamos, no hacemos camas, no preparamos comida, no salimos a comprar, reflexionamos junto a nuestras compañeras de trabajo y vecinas.

¡Hoy vamos a marchar!

Plaza Italia, 19 hrs. Santiago

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.