Problemas de la transformación revolucionaria del capitalismo chileno.

Memorial de América Latina de Oscar Niemeyer, emplazada en el museo de Arte Moderno de Sorocaba, Sao Paulo.

Elementos para la elaboración político-programática y lineamientos estratégicos*

por Maximiliano Rodríguez.

Existe en la actualidad la necesidad de que las organizaciones revolucionarias en Chile avancen en el esclarecimiento de sus lineamientos político-programáticos. Este es un vacío que hasta el momento las distintas experiencias de construcción no han logrado resolver satisfactoriamente.

Los esfuerzos de reagrupamiento de la militancia revolucionaria, así como de atracción de nuevas generaciones a sus filas, han estado basados fundamentalmente en la coincidencia ético-estética derivada de la pertenencia a una matriz político-cultural común antes que en una convergencia sentada sobre bases estratégico-programáticas. De ahí una de las causas de la fragilidad y rápido agotamiento que estos esfuerzos han mostrado.

Las consecuencias de esta situación es el “arrastre acrítico” de diversos elementos extemporáneos de la tradición revolucionaria que no guardan hoy correspondencia con la realidad. Estos terminan cristalizando en una estética (o “cultura”) característica propia de este segmento de la izquierda; pero que, sin embargo, por si sola poco o nada dice a las actuales clases trabajadoras. Y, además –que es lo más importante a fin de cuentas–, no resuelve el problema de orientaciones tácticas que estas necesitan en sus luchas cotidianas, ni tampoco permite proyectarlas en un horizonte estratégico de mayor alcance.

Por otra parte, en ausencia de claridades político-programáticas los militantes revolucionarios que actúan en el seno de las organizaciones de los trabajadores y el pueblo quedan desorientados, construyen en el vacío. Al carecer de una vara para establecer objetivos previos y medir los éxitos y fracasos de sus esfuerzos, no saben bien qué se juegan en cada coyuntura. Esto los expone a la frustración, a la perplejidad frente las rápidos zigzags y reacomodos de las clases dominantes, y a que no pocos terminen dando crédito a los distintos atajos que desde los sectores pequeñoburgueses se levantan ante las demandas populares.

El vacío político-programático en la izquierda revolucionaria responde en lo fundamental a:

a. La profunda derrota político-estratégica sufrida por los trabajadores y sectores populares en la última mitad del siglo pasado; y

b. Las radicales transformaciones del capitalismo y la estructura de clases que se han producido a escala mundial y nacional, y de las que no se ha sabido dar cuenta adecuadamente ni en lo político ni en lo organizativo.

Así puestas las cosas, la elaboración lineamientos político-programáticos para la transformación social en las actuales condiciones no puede ser la simple reedición de lo que en su momento establecieron los sectores revolucionarios de la izquierda…..

Bajar el documento completo aquí (formato PDF).

 

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.