Brasil militarizado: El asesinato de Marielle Franco.

Manifestación en Rio de Janeiro en el zócalo de Cinelandia, reúne miles de personas/ Pablo Vergara

“La primera ejecución política de la intervención militar” en Rio.

por Leonardo Fernandes /Brasil de Fato, en la ciudad de São Paulo
La afirmación fue hecha por la organización brasileña Tortura Nunca Más.
Podría haber sido un caso más de violencia del Estado en Rio de Janeiro. Marielle Franco tenía el mismo perfil que la mayoría de las jóvenes asesinadas por las fuerzas de seguridad en el país: joven, negra y moradora de periferia. Pero la brutal ejecución de la concejala de apenas 38 años no entrará sólo en las estadísticas de violencia. Ella había osado llegar al Concejo de Rio de Janeiro con más de 40 mil votos, siendo la quinta más votada en las últimas elecciones. El crimen tuvo fuerte repercusión en los medios nacionales e internacionales, además de grandes movilizaciones por el país.

Hizo de la tribuna una importante palestra de denuncia de la masacre cotidiana de la juventud de las favelas cariocas. Para Marcia Tiburi, filósofa, escritora y amiga de Marielle, no hay dudas sobre los motivos del crimen, ocurrido en la noche del miércoles último (14), en la región central de Rio de Janeiro.

Marielle Franco fue la quinta concejala más votada de la ciudad de Rio de Janeiro en las últimas elecciones.

“El crimen es político. Marielle hizo denuncias que la volvieron una persona ‘peligrosa’ para muchos. Ella está entre los indeseables para el sistema de opresión y privilegios. Su ejecución es un mensaje que los ejecutores dan a los cariocas, a los activistas, a los luchadores. Se trata de un evidente silenciamiento en función de su voz. La voz de todas nosotras y la voz de las mujeres negras, de las favelas, de la comunidad que es masacrada por el racismo”, afirma.

Tiburi dijo estar choqueada con el crimen, así como todo Brasil. “Marielle era una de las personas más queridas, una compañera para toda hora. Yo la admiraba inmensamente. Por su inteligencia, su coraje y también por su potencia. Marielle era una amiga, además de ser una compañera de lucha”.

 

El crimen

Marielle Franco fue asesinada a tiros en la noche del miércoles último (14), alrededor de las 21h, en el barrio Estácio, región central de Rio de Janeiro. Anderson Pedro Gomes, conductor de la concejala, también murió.

La concejala salía de una actividad con activistas negras. Un día antes del crimen, ella había publicado en redes sociales otra grave denuncia sobre la actuación de la Policía Militar (PM) en la comunidad de Acari, en la zona norte de la capital fluminense. “Otro homicidio de un joven que puede entrar en la cuenta de la PM. Matheus Melo estaba saliendo de la iglesia. ¿Cuántos más necesitan morir para que esta guerra acabe?”, decía el mensaje.

En otro post del día 10 de marzo, Marielle llamó al 41° BPM “Batallón de la muerte”. “Lo que está sucediendo ahora en Acari es un absurdo! ¡Y sucede desde siempre! El 41° batallón de la PM es conocido como Batallón de la muerte. ¡Basta de agredir a la población! Basta de matar a nuestros jóvenes”, escribió. El batallón es el mismo de los policías involucrados en la muerte de la jovencita Eduarda, también en la comunidad de Acari, hecho que ganó gran repercusión nacional. El próximo 30 de marzo se cumplirá un año de la muerte de la adolescente de 13 años.

La principal línea de investigación de las autoridades es la de ejecución, ya que los criminales huyeron sin llevarse nada. Testigos ya declararon ante la policía, entre ellos, una asesora de la concejala que estaba presente en el momento del crimen. Ella fue alcanzada por esquirlas y tuvo heridas leves. La concejala Marielle Franco recibió nueve tiros, cuatro en la cabeza; el conductor, Anderson Gomes, recibió tres tiros.

Reacciones

Partidos políticos y movimientos sociales de los más variados matices ideológicos divulgaron comunicados solidarizándose con los familiares, amigos y compañeros de militancia de la concejala Marielle Franco.

El partido de Marielle, el PSOL (Partido Socialismo y Libertad) afirmó en nota que no es posible “descartar la hipótesis de crimen político, o sea, una ejecución. Marielle había acabado de denunciar la acción brutal y truculenta de la PM en la región de Irajá, en la comunidad de Acari. Además de eso, las características del crimen con un automóvil emparejándose con el vehículo donde estaba la concejala, efectuando muchos disparos y huyendo enseguida refuerzan esa posibilidad. Por eso, exigimos investigación inmediata y rigurosa de este crimen atroz”.

Acto en Rio de Janeiro (en la explanada de Cinelandia), donde 50 mil personas despiden a la Concejal Marielle y el motorista asesinados./ Mídia Ninja.

La ex-presidenta Dilma Rousseff también divulgó una nota, en la cual se dice “choqueada, aterrorizada e indignada” con el asesinato de la concejala y su conductor. “Espero que las investigaciones señalen a los responsables por este crimen abominable. Las muertes violentas de Marielle y de Anderson necesitan ser investigadas con el rigor de la ley. Tristes días para el país donde una defensora de los derechos humanos es brutalmente asesinada”, afirmó.

Entidades de defensa de los Derechos Humanos también emitieron notas sobre el caso. La ONG internacional Human Rights Watch defendió que haya una ‘investigación rápida, rigurosa e imparcial’, ‘responsabilizando a todos los involucrados’. El Grupo Tortura Nunca Más afirma que considera el asesinato de Marielle es “la primera ejecución política de la intervención militar en el Estado de Rio de Janeiro”. Según la organización, “el país está bajo un Estado de Excepción en que las fuerzas fascistas están actuando sin ningún limite y avanzando sobre nuestra sociedad”.

Para Rose Nogueira, integrante del grupo de derechos humanos, el asesinato de la concejala carioca es un efecto más de la intervención militar en el estado. “Todo lleva a creer que se trata de una ejecución política porque dos días antes ella había denunciado los crímenes que ocurren contra la población negra, pobre, de la periferia, de la favela”. “La intervención militar acaba llevando a esa sensación de ‘todo se puede’. Es una guerra contra los pobres. Hasta ahora fue sólo contra pobres, el ejército sólo actuó en las favelas”.

Se convocaron movilizaciones en todo el país para rendir homenaje a Marielle Franco y Anderson Gomes y exigir la indagación rigurosa del crimen y responsabilizar a los criminales.

Edición: Nina Fideles | Traducción: Pilar Troya

Fuente: https://www.brasildefato.com.br/2018/03/15/marielle-or-la-primera-ejecucion-politica-de-la-intervencion-militar-en-rio/

———————————————————————

Homicidio azuza indignación contra gobierno de Temer.

por Patricio López desde Brasil / R. U. de Chile.

La concejala y su partido Socialismo y Libertad (PSOL), eran parte central de las críticas a la intervención militar en Río de Janeiro. El pasado domingo había denunciado la acción de la Policía Militar en la Favela de Acari compartiendo una publicación relativa a la aparición de unos cuerpos de jóvenes en una zanja. El presidente Michel Temer expresó su repudio ante el crimen de la activista a través de un mensaje en su cuenta de Twitter.

Se extiende en Brasil la percepción que con la llegada de Michel Temer se ha producido un golpe de Estado en el país, pero blando. Con las mismas prácticas y objetivos de los de antaño. Y al servicio de los mismos: los regentes del poder económico. Una de las manifestaciones de este golpismo minimalista del siglo XXI serían los asesinatos selectivos. Para qué empaparse de tanta sangre, si la de los tristemente escogidos puede servir de escarmiento. Así se lee la noticia con que los movimientos sociales de Brasil amanecieron conmovidos: el asesinato de la concejala de Río de Janeiro, Marielle Franco.

Su muerte provocó desolación en el movimiento social brasileño, que por estos días está concentrado en el Foro Social Mundial, en Salvador de Bahía. Durante la mañana de este jueves se vieron dirigentes llorando por “la ejecución de una amiga”, “una compañera ejemplar y comprometida”, “una mujer valiente que no tuvo miedo de denunciar la militarización del país desde Río de Janeiro”, y otras apreciaciones similares. Tanta fue el pesar que, en un acto inédito, las actividades fueron suspendidas durante el día para realizar una marcha que recorrió con gritos de indignación las calles bahianas.

Respecto de las circunstancias del asesinato político, se sabe que este miércoles por la noche la legisladora acababa de salir de un debate y se dirigía hacia su casa en el barrio de Tijuca, cuando dos hombres armados descargaron sus balas sobre el auto en que viajaba.

Justo el pasado domingo, Marielle denunció una acción de la Policía Militar en la Favela de Acari, en Río. Según ella, los vecinos se quejaron de la violencia con la que los policías los abordaron. Ella compartió una publicación denunciando la aparición de unos cuerpos de jóvenes en una zanja.

Marielle Franco y su partido Socialismo y Libertad (PSOL), eran parte central de las críticas a la intervención militar en Río. De hecho la concejala encabezaba la comisión constituida en la cámara de Río para fiscalizar la actuación del Ejército. A los 39 años, la socióloga había alcanzado una notoriedad que iba mucho más allá de su cargo de concejala en Río. Había abrazado las banderas del feminismo y de los derechos humanos, llevó el debate electoral para la defensa de los vecinos de las favelas y presentó un proyecto para la creación del Dossier de la Mujer Carioca, compilando datos sobre la violencia de género en el municipio.

La muerte de la dirigenta ha acrecentado la amenaza de la militarización de Brasil, que no es un mal recurso poético ni una exageración. El país es hoy una pelota de rugby que botea a cualquier parte. La operación de destitución de Dilma Rousseff dio lugar al gobierno corrupto, arrinconado y sin ningún apoyo popular de Temer, alguien a quien hasta sus partidarios reconocen como un títere. Este escenario de debilidad extrema de la figura presidencial ha abierto espacio para que los militares empiecen a ocupar puestos importantes en el país, por lo que las circunstancias hacen que los más viejos empiecen a recordar con terror la larga dictadura militar que se extendió entre 1964 y 1985.

Esta situación tiene en alerta a los movimientos sociales y era uno de los temas más recurrentes en el extenso programa del Foro Social Mundial de Salvador de Bahía, pero ahora se han catalizado los análisis. Hay sectores que han sido histórico sostén de los gobiernos del PT, pero hay otros que miran con distancia ese periodo. En medio de la desunión -que todos reconocen- se coincide en que se debe volver a construir una alianza con los sectores de base, lo cual pasa, entre otros aspectos, por señalar una agenda en torno a grandes temas que saque a los movimientos sociales de su atomización temática. Si la situación de Lula no alcanzaba a ser un elemento aglutinante, lo de Marielle Franco sí ha hecho trenzar todas las banderas en concurridas marchas en las principales ciudades del país. Al menos por algunas horas.

Ya habíamos dicho antes que acá en Brasil a casi nadie le importa lo que diga Temer. Hoy escribió en su cuenta de Twitter que “lamento este acto de extrema cobardía contra la concejala Marielle Franco (Partido Socialismo y Libertad); me solidarizo con los familiares y amigos y sigo la aclaración de los hechos para el castigo de los autores de este crimen”. Pero nadie lo escuchó: aunque la investigación recién comienza, hay firmes convicciones de que la ejecución se debe a la militarización en Río de Janeiro, del cual el mandatario es el responsable político.

Fuente: http://radio.uchile.cl/2018/03/15/homicidio-de-marielle-franco-azuza-la-indignacion-contra-el-gobierno-de-temer-en-brasil/

 

Be the first to comment

Deja un comentario